La crisis de Sri Lanka: Un arte de gobernar del imperialismo y el neoliberalismo

Subash

La agitación de Sri Lanka es anterior a la crisis actual. Durante el siglo XX, Sri Lanka fue propensa a la explotación colonial de la acumulación primitiva por parte del colonialismo holandés y británico. La economía de Sri Lanka se basaba principalmente en productos agrícolas que tenían demanda en las industrias europeas. El país fue sometido a una desindustrialización a un extremo grave y las clases dominantes compuestas por burgueses y terratenientes entraron en un acuerdo tácito de acumulación de ganancias. Después de que Sri Lanka obtuviera la independencia formal del colonialismo en 1948, entró en la fase del neocolonialismo. Después de 1948, el sistema político de Sri Lanka representó tendencias feudales e imperialistas, donde las categorías étnicas y religiosas se utilizan profundamente para la movilización política. El actual movimiento contra el gobierno por la crisis económica tiene el potencial de construir un fuerte movimiento campesino-obrero y democrático de base amplia que es el único que puede contrarrestar el ataque fascista.

El sistema económico poscolonial de Sri Lanka se basó principalmente en unos pocos cultivos orientados a la exportación, como el té, el café y el caucho, y en los sectores de servicios principalmente en el turismo. El camino hacia la autoindustrialización y las reformas agrarias quedó fuera de la política económica del Estado. Aunque se hicieron reformas agrarias, éstas fueron limitadas en esencia. Durante el período dorado del capitalismo desde finales de la década de 1940 hasta 1970, la economía de Sri Lanka fue mejor porque sus materias primas tenían una gran demanda en los mercados europeos. El inicio de la crisis del capitalismo en la década de 1970 tuvo graves repercusiones en la sociedad de Sri Lanka. Aproximadamente desde mediados de la década de 1960 en adelante, la tasa de ganancia cayó en las principales economías del capitalismo mundial. Esto condujo a la iniciación de medidas como flujos de capital a países que tienen un ejército laboral de reserva potencial.

La Revolución Verde impuesta por el FMI en el sector agrícola abrió la agricultura de Sri Lanka a la explotación imperialista y los pequeños y medianos agricultores se endeudaron. Para superar la crisis, el gobierno en 1977 eliminó los controles de precios y otras formas de regulaciones y, por lo tanto, abrió la economía a la Inversión Extranjera Directa. A principios de 1960, Sri Lanka se encontró en una grave crisis cuando no pudo financiar las importaciones de productos manufacturados con las exportaciones de productos primarios agrícolas porque el neocolonialismo se basa en el intercambio desigual. Como resultado, el gobierno se vio obligado a tomar préstamos forzados y en 1990 la deuda externa de Sri Lanka con el FMI y el Banco Mundial se triplicó y su moneda se devaluó. La crisis actual en Sri Lanka tiene sus raíces en las tendencias neoliberales y neocoloniales políticas económicas que la economía dominante no pudo entender. En el escenario de la deuda nacional hubo pocos cambios desde el año 2000. A principios de la década de 1990, los préstamos que Sri Lanka tomó prestados eran de bajo interés y con una larga duración para el reembolso. Pero las cosas comenzaron a desmoronarse a partir del año 2000. Ahora los préstamos que Sri Lanka tomó prestados eran de elevado interés y llevaban en su ámbito menor plazo de amortización. Su endeudamiento financiero aumentó del 2,5 por ciento en el año 2005 al 52 por ciento en el año 2005. Y la mayoría de estos empréstitos se utilizaron para financiar el reembolso de los préstamos o financiar el ejército para librar la guerra contra la minoría étnica tamil que finalmente condujo al genocidio de tamiles en Sri Lanka y difícilmente para un uso productivo real.

El gobierno de Rajapaksa planteó una política para desarrollar infraestructura con la ayuda de préstamos extranjeros y esto condujo a la informalización de la fuerza laboral debido al aumento de la construcción y los negocios inmobiliarios. En los años iniciales de este período hubo un crecimiento del PIB de corta duración, ya que el crecimiento del PIB aumentó del 3,5 % al 9,1 % en 2012. Tal desarrollo de infraestructura no logró crear empleo real y, además, la red de la cadena de suministro se ajustó al extremo. Como resultado, la deuda externa se acumuló y su relación con el PIB nacional aumentó del 69 por ciento en 2012 al 100 por ciento en 2020. En 2019 hubo severos recortes de impuestos o tributos se dieron concesiones a las empresas imperialistas y corporativas y esto condujo a una disminución en el gasto de los ingresos del gobierno. En este déficit fiscal seco, el gobierno comenzó a retirar las medidas de asistencia social que se ganaron después de una larga y dura lucha de las clases trabajadoras de Sri Lanka.

El inicio de la pandemia de COVID perjudicó más a la economía de Sri Lanka porque el turismo, uno de los componentes importantes de la economía que contribuye con casi el 12 por ciento del PIB, se detuvo. De manera similar, el sector de la confección sufrió debido al cierre de las cadenas de suministro internacionales. La decisión de prohibir la importación de fertilizantes químicos diezmó totalmente el sector agrícola que proporciona sustento a casi el 60 por ciento de las personas directa o indirectamente. Debido a esto, las exportaciones se diezmaron ya que no hubo producción de productos agrícolas, lo que disminuyó aún más las reservas de divisas. Para superar la escasez, el gobierno de Rajapaksa comenzó a importar arroz, que es uno de los alimentos básicos del pueblo de Sri Lanka. Esta importación de arroz condujo directamente a un aumento en su precio. Prevalecía el desempleo y el bajo nivel salarial. El poder adquisitivo de las masas comunes declinó. La guerra imperialista en curso entre Rusia y Ucrania ha inflado los precios de los productos energéticos empujando a Sri Lanka casi a una era medieval.

Sri Lanka tiene una larga tradición de gobierno autocrático en su historia política. Desde 2005, la política en Sri Lanka está dominada por una familia: los Rajapaksas. Los atentados de Semana Santa de 2019 y las elecciones libradas se formularon sobre el nacionalismo chovinista y el SLPP (Sri Lanka Podujana Peramuna) acusó al entonces primer ministro Wickremesinghe en las elecciones presidenciales de 2019 de violar la seguridad nacional. El SLPP ganó las elecciones presidenciales y Gotabaya Rajapaksa (quien no tenía experiencia política pero sirvió en el ejército durante 20 años y se ganó una gran estima entre los oficiales del ejército) se convirtió en presidente. Después de convertirse en presidente, presentó la ley fascista de la vigésima enmienda de la constitución de Sri Lanka que hizo que el presidente ejecutivo fuera más arbitrario y menos responsable de sus acciones. El principio de controles y equilibrio fue negado con tal enmienda. Posteriormente, el gobierno de Gotabaya Rajapaksa tomó la decisión de una reducción de impuestos que redujo los ingresos del gobierno en un 30 por ciento. Esto afectó más a los sectores pobres y obreros. La escasez de combustible afectó más a los sectores pobres y obreros. Los pequeños agricultores no pueden dedicarse a la agricultura debido a la falta de combustible para el riego, la pequeña industria pesquera (donde el empleo femenino es más alto que en otros sectores) se ha cerrado por completo. Esta condición de la economía de Sri Lanka la hizo más dependiente de los préstamos extranjeros que pueden brindar alivio a corto plazo, pero no podrán sacar completamente a Sri Lanka de la crisis.

La crisis de Sri Lanka no es una crisis aislada y temporal. Es una crisis generada por el imperialismo y las políticas neoliberales. Los Estados Unidos imperialistas y la China socialimperialista mantienen a Sri Lanka como un punto nodal estratégico para controlar el Océano Índico (que sigue siendo uno de los canales de suministro importantes entre el sudeste asiático y Europa) y los mercados del sudeste asiático. El pueblo de Sri Lanka se rebeló contra Gotabaya Rajapaksa y se vio obligado a dimitir y huir del país. Pero con la instalación de Wickremesinghe como presidente que perdió el mandato del pueblo, podemos ver que Sri Lanka se dirige hacia una junta de facto. No hay duda de que Wickremesinghe es el presidente títere de la familia Rajapaksa. El ataque a los manifestantes simplemente representa la imagen de que el régimen actual no tolerará ninguna protesta contra el régimen. El pueblo de Sri Lanka tiene que transformar la lucha en una lucha de masas de base amplia contra el neoliberalismo y el imperialismo y, por lo tanto, formar un sistema económico socialista democrático popular. En lugar de cambiar el gobierno, el remedio es cambiar el sistema que genera crisis.

! Abajo el imperialismo !

! Establecer el socialismo-comunismo!

Fuente: People’ s March (pág 19-20)- Septiembre 2022- Bannedthought.net

Anuncio publicitario
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s