Revolucionarios versus Terroristas

Anuncios
Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

Granjas para la guerra popular

Los bloqueos de alimentos impuestos por las Fuerzas Armadas de Filipinas en áreas militarizadas son un rasgo de la guerra total que está siendo lanzada actualmente por el régimen estadounidense-Duterte. Este método, largamente inculcado a la  AFP  por las tropas estadounidenses, tiene como objetivo cortar el suministro de alimentos a las comunidades sospechosas de apoyar a las unidades del Nuevo Ejército Popular (NEP)

En algunos frentes de la guerrilla en Mindanao, las masas han superado efectivamente la privación de alimentos de los soldados a sus comunidades. Además de proporcionar alimentos para cada familia, las granjas ahora pueden subsidiar las necesidades adicionales de las comunidades. De hecho, durante una importante operación militar del enemigo que duró casi un año, las masas tenían alimentos más que suficientes a pesar del bloqueo impuesto a la comida. En otras áreas donde los residentes fueron evacuados a la fuerza, las personas regresaron a sus comunidades para cultivar cultivos disponibles para la cosecha.

Esto es el resultado de un largo proceso liderado por los comités del Partido, el ejército popular y las comunidades durante los primeros años de la década actual. La campaña comenzó con la resolución de los comités principales de que la producción debe estar dirigida a sostener la guerra popular.

Para lograr esto, uno de los objetivos es establecer una economía autosuficiente en todas las comunidades y barrios donde opera el ejército popular.

Según Ka Che , miembro de uno de los comités que llevan a cabo la campaña, la educación es la etapa inicial. “La conciencia política del pueblo primero debe plantearse para que puedan comprender la relevancia de participar en la campaña para desarrollar la economía”, dijo.

Comenzar la campaña no fue fácil. “Cuando llegamos al área, los residentes todavía no estaban organizados en comunidades. Los hogares eran pocos y distantes, y por supuesto, también lo eran sus granjas”. Esto es resultado de que la gente está acostumbrada a reubicar sus granjas después de la cosecha. Del mismo modo por  las feroces operaciones militares de AFP que obliga a las familias a huir, para buscar  lugares más seguros. Los camaradas tuvieron que ir de casa en casa, incluidas las remotas, y convencer a cada familia para que se reúnan y construyan la comunidad.

“Cuando se construyeron las comunidades, descubrimos que muchas familias vivían en el área. Después de organizarlos y celebrar reuniones educativas, se formaron comités relacionados con la implementación de la campaña, junto con otros comités revolucionarios del barrio”, agregó Ka Che. Mientras tanto, los camaradas continúan llegando a otras familias y los alientan a unirse a las comunidades.

Otro desafío es la condición miserable de las masas que encuentran los camaradas. Los cultivos anteriores ni siquiera podían sostener las necesidades alimentarias de las familias. “Antes, nami (un cultivo de raíz silvestre) era el alimento básico de la gente”, recuerda Ka Che. “Las necesidades básicas del hogar también son insuficientes, es por eso que al comienzo,  las unidades del NPA destinan una parte de su presupuesto  para contribuir a la compra de herramientas agrícolas, ropa e incluso sal para los residentes “.

Llevar una contabilidad minuciosa era el siguiente paso de los camaradas. Con la ayuda de los comités, se llevó a cabo una consulta con cada familia en la que se calculó el consumo de los hogares en relación con el tamaño de las granjas y el volumen de cultivos producidos para cada temporada de siembra. “¿Qué tan grande es la familia? ¿Cuánta comida gasta cada miembro cada mes? ¿Cuánta tierra adicional se necesita labrar para mantener a la familia? Estos son los temas discutidos durante las consultas”, dijo Ka Che. Durante toda la campaña, el ejército popular participa en la planificación, la obtención de árboles jóvenes y el trabajo en las granjas.

También se acordaron los tipos de cultivos que se producirían: cultivos a corto plazo y cultivos a largo plazo. “Después de tres meses, el maíz y la patata ya pueden ser cosechados. Además de estos, los hogares también establecieron un aumento en el cultivo de yuca, plátano, gabi y vegetales. El cultivo de arroz de montaña es también habitual”, compartió Ka Che . Además de estos, que se consideran como “cultivos para el consumo”, también se cultivan “cultivos para financiar”, como el abacá y el café, con los que las familias obtienen dinero para comprar artículos de primera necesidad como jabón, sal y otros.

Debido a que las comunidades ya fueron construidas, las granjas de cada familia están cerca. Reunir las casas realmente ha ayudado en el rápido desarrollo de la producción. Compartir las plántulas y los retoños entre las familias ya no es difícil, al igual que con otras comunidades, que se encuentran a solo una o tres horas de distancia mediante el senderismo. Hunglos ahora también está siendo practi- cado por las comunidades. Cada grupo está formado por cinco  familias y trabaja  colectivamente en las granjas de  sus  compañeros  de grupo en rotación, similar al bayanihan (esfuerzo cooperativo) de las masas en diferentes partes del país.

Las comunidades también se están alejando de la vieja práctica de pausar las temporadas de siembra. En cambio, añadió Ka Che , la siembra ya no se limita a una vez al año. “Es continuo. Después de la cosecha, limpian inmediatamente las granjas para comenzar con la próxima cosecha.” Parte de las tareas de los comités es la evaluación periódica del progreso de la campaña.

Cuando la producción de las comunidades se hizo suficiente para mantener sus necesidades alimenticias y más, los camaradas comenzaron con la distribución de animales como aves, cabras y cerdos. Esto complementará las otras necesidades de las familias, como la educación de sus hijos y los bienes de consumo. Cuando los animales se reproducen, las crías se distribuyen a otras familias y comunidades.

Mientras tanto, Ka Menang, quien se une a la implementación de la campaña en otra área, dijo que ya hace casi un año que comenzaron a cultivar un campo de arroz para aumentar la producción existente. Ka Menang recuerda con diversión sus sacrificios cuando comenzaron con el proyecto de arroz. “Comprar agua para el riego no es un problema”, dijo. “Pero debido a la escasez de implementos agrícolas, se necesita más mano de obra para aplanar el suelo, construir diques y otros”. Cuando las comunidades aún no tienen carabaos (búfalos o bueyes domésticos), tres personas tuvieron que tirar del arado para labrar la granja. “Los camaradas y las comunidades realmente se esforzaron por establecer arrozales porque estas granjas rinden el doble que las granjas de arroz de las tierras altas”, aclara Ka Menang.

Debido a que el desarrollo de la producción de las comunidades se enmarca en el contexto de la guerra popular, los ataques del AFP   en sus granjas también se tienen en cuenta. Las tropas gubernamentales operativas queman las chozas donde se almacenan las plantas de semillero y los cultivos cosechados, lo que lleva a los agricultores a construir estos en áreas secretas dentro de las comunidades. Debido al volumen de cultivos de tuberculos , los soldados no arrancan y destruyen todos los cultivos. “Esta es la razón por la que consideramos que la patata y el gabi no solo son resistentes a los tifones, sino que también son resistentes a los soldados”, dijo Ka Menang.

Seguir leyendo

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

LAAL: Utho Meri Duniya (Despierta mundo)

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

Krupskaya denuncia al Trotskysmo

A la dirección calumniosa de la Segunda Internacional

 por Nadezhda Konstantínovna Krúpskaya (viuda de Lenin)

Por qué la Segunda Internacional toma a Trotsky bajo su protección 

A los Trotskistas y a los Zinovievistas no les interesa el destino de las masas.

Lo único que les importa es cómo tomar el poder, aunque sea con la ayuda de la Policía Secreta del Estado Alemán y de los enemigos más salvajes de la dictadura del proletariado, ansiosos por restaurar la sociedad del estado burgués y la explotación capitalista de las masas de trabajadores en el país de los Soviets.

No es por accidente que Trotski, que nunca captó el carácter esencial de la dictadura del proletariado, que nunca comprendió el papel desempeñado por las masas en la construcción del Socialismo, Trotsky, que cree que el Socialismo puede ser construido con órdenes desde arriba, optase por la vía de organizar actos terroristas contra Stalin, Voroshilov y otros miembros del Buró Político que están ayudando a las masas a construir el Socialismo.

No ha sido por casualidad que el inescrupuloso bloque en torno a Kamenev y Zinoviev se haya juntado a Trotski, paso a paso, hacia el fondo del abismo de la traición de la causa de Lenin, de la causa de las masas trabajadoras, de la causa del Socialismo.

Trotski, Zinoviev, Kamenev y toda su banda de asesinos, trabajaron codo a codo con el fascismo alemán y formaron una alianza con la Policía Secreta del Estado alemán. A partir de aquí es que todo el país exige unánimemente: “¡Estos perros rabiosos deben ser fusilados!”

Ellos han querido crear confusión en las masas. Han querido disparar al Camarada Stalin, el corazón y el cerebro de la revolución, Y fallaron. La banda miserable de canallas ha sido ejecutada. Las masas se han unido más estrechamente en torno al Comité Central; su lealtad a Stalin es más fuerte que nunca.

Tampoco es accidental que la Segunda Internacional se comporte como si hubiera enloquecido, y se apresure a proteger la banda asesina de Trotski-Zinoviev que se esfuerza en desintegrar el Frente Popular. De Brouckere, Citrine y sus compañeros, perdonan todas las fechorías cometidas por los enemigos de la clase trabajadora de la Unión Soviética, contra el Partido y sus líderes. En el aullido antisoviético levantado por la burguesía mundial, la voz del la Segunda internacional es la más alta.

La Tercera Internacional nació de la lucha contra la Segunda Internacional. Con la ayuda de los renegados, Kautsky y su comparsa, la Segunda Internacional llevó a cabo una salvaje campaña difamatoria dirigida contra la dictadura del proletariado, contra el poder Soviético.

La Segunda Internacional pretende extenuar y derrotar el orden capitalista lanzando arena a los ojos de las masas trabajadoras. Por lo tanto, ahora apoya al agente de la Policía Secreta del Estado Alemán, Trotski.

Pero la tentativa ha sido un fracaso. Nuestra tierra soviética se ha vuelto poderosa y alza cada vez más alto las banderas del Comunismo. Con paso seguro avanza continuamente por el camino indicado por Marx, Engels y Lenin.

Ni los trotskistas, ni los partidarios de Zinoviev, ni la Segunda Internacional, tendrán éxito en esconder este hecho y en lanzar arena a los ojos de las masas. La tensa situación en el escenario internacional y la amenaza de un peligro de guerra aumentará la vigilancia de los trabajadores e incrementará y fortalecerá el Frente Popular de las masas trabajadoras del mundo entero.

International Press Correspondence, 12 de Septiembre de 1936, Vol. 16, No. 42, pag. 1162.

Publicado en Sin categoría | 3 comentarios

RBC: “Continúe con su gloriosa guerra de liberación”. El intercambio de telegramas entre Stalin y Mao Tse-tung en enero de 1949

La Red de Blogs Comunistas (RBC) ha traducido, por su excepcional importancia histórica y política, la correspondencia telegráfica entre Stalin y Mao Tse-tung en enero de 1949 (precedida de un escrito de C.L. Tikhvinsky), a partir de la versión publicada por la revista Revolutionary Democracy de Delhi, India, por cortesía de la revista “Novaya i NoveishayaIstoriya”, n. 4-5, 1994, pp. 132-40 (que analizara los documentos del Archivo Presidencial de la Federación Rusa). Los textos en lengua rusa fueron traducidos al inglés por Satyabhan Singh y Tahir Asghar; la traducción del inglés al italiano es de parte de la revista Teoría y Praxis, de la que la Red de Blogs Comunistas ha traducido el texto al castellano.

De la correspondencia Stalin-Mao se concluye con claridad que la URSS de Stalin apoyaba decididamente, todavía en esos años, la revolución y las luchas antiimperialistas en todo el mundo; ello desmiente las habituales acusaciones, lanzadas contra Stalin por los trotskistas revisionistas y burgueses, según las cuales este miraba con desinterés el desarrollo de los  procesos revolucionarios internacionales por interés nacionalista o porque pretendía “repartirse el mundo” en acuerdo con las potencias imperialistas. A pesar de las fundadas reservas que tenían acerca de la realidad interna del Partido Comunista Chino, Stalin – que distinguía con gran lucidez las etapas del proceso revolucionario – sí que tenía bien claro, en aquella época, que en China el objetivo principal era la formación de un gobierno revolucionario antiimperialista y el desarrollo de un régimen de “democracia popular” que asumiera los trabajos de la lucha anti feudal y antiimperialista y preparase la transición a la sociedad socialista.

En 1949 la situación había sufrido cambios radicales: el Ejército Popular de Liberación había adquirido la superioridad numérica sobre el ejercito del Kuomintang, el ritmo de avance de las fuerzas populares iba más rápido, el régimen interno del Kuomintang estaba en pleno desfallecimiento; además, la intromisión de las potencias imperialistas, y en primer lugar de los Estados Unidos, a través de las fraudulentas “propuestas de paz” de Chiang Kai-shek acordadas con los americanos, ponían no solo en peligro la victoria del ELP y del PCCh, sino también preparaban el inicio de una intervención militar de las potencias occidentales a China, que en aquel momento no estaba todavía descartada. Un eventual éxito del imperialismo en el inmenso “continente” chino habría significado el cerco del naciente campo socialista (y, en la amplia visión internacionalista, Stalin se daba cuenta también de esto).

Era, por tanto, necesario hacer fallar la tentativa reaccionaria con una táctica que la correspondencia que publicamos ilustra de modo claro. Al final, después de algunas iniciales incertidumbres y reservas, Mao Tse-tung acepta la táctica sugerida por Stalin, que indicaba sin vacilaciones el objetivo a llevar a cabo: “Continúe su gloriosa guerra de liberación”.

Que el camarada Stalin tuviera razón, y que la revolución china debiera pasar por la etapa democrática de la guerra de liberación nacional antiimperialista es historia. La perspectiva estratégica de Mao Tse-tung, en aquella etapa, era la misma. En noviembre de 1948 había escrito: “El trabajo del Partido Comunista Chino es el de unir las fuerzas revolucionarias de todo el país, cazar las fuerzas agresivas del imperialismo americano, derribar el dominio reaccionario del Kuomintang y fundar una república popular, democrática y unificada ¡Fuerzas revolucionarias de todo el mundo, únanse para combatir la agresión imperialista!”, (en “Por una paz estable, por una democracia popular”, n. 21, 1948).

***

“Continúe con su gloriosa guerra de liberación”. El intercambio de telegramas entre Stalin y Mao Tse-tung en enero de 1949por  C.J. Tikhvinsky.

Después de la capitulación japonesa en 1945, se delineó la posibilidad de alcanzar la unificación de China por medios pacíficos. El 10 de octubre de 1945, en el curso de las conversaciones de Chungking, fueron firmados una serie de acuerdos entre los delegados del Kuomintang y los del Partido Comunista Chino. Estos acuerdos preveían el cese de las hostilidades militares entre las fuerzas armadas del Kuomintang y las del PCCh, la legalización de la actividad del PCCh y el reconocimiento de sus fuerzas armadas como parte integrante del ejército chino.

Fue convocada una Conferencia Política Consultiva en donde participaron todos los partidos políticos chinos. Pero las decisiones de la Conferencia Política Consultiva, entre las cuales Chiang Kai-shek había prometido poner fin al régimen de partido único del Kuomintang, cesar la persecución de los elementos democráticos y convocar una Asamblea Nacional democráticamente electa, no fueron cumplidas.

En el verano de 1946, el Kuomintang, apoyado por los Estados Unidos de América, que querían hacer desembarcar sus tropas en China, proporcionó al gobierno de Nanjing enormes cantidades de armas, aviones y naves y gran cantidad de alimentos y de medios financieros, recomenzando la guerra civil contra el Partido Comunista Chino. Las tropas del PCCh debieron abandonar los territorios del Norte y del Noroeste que se encontraban bajo su control. Pero el creciente descontento por la política opresiva al pueblo chino por parte del Kuomintang, la presencia de las tropas americanas en el país, el gran deterioro de las condiciones económicas, la tiranía de las bandas criminales del Kuomintang, las tácticas defensivas y las acciones de guerrillas conducidas victoriosamente por el Ejército Popular de Liberación crearon, por fin en 1947, una situación en la cual el Kuomintang, que había llevado contra el EPL un ejército de tres millones de hombres, sufrió la pérdida de más de una tercio de sus tropas.

Entre el verano y el otoño de 1948 las tropas del EPL infligieron una serie de duras derrotas a las fuerzas del gobierno de Nanjing. De septiembre a noviembre de 1948, se llevaron a cabo una de las tres más grandes operaciones militares del EPL contra las tropas de Chiang Kai-shek, la batalla de Laoshen, en el curso de la cual fue liberado el interior de la China nororiental. En aquel periodo, un gran número de soldados, oficiales y generales del ejército gubernamental pasaron voluntariamente a formar parte del Ejército Popular de Liberación. En el mes de noviembre,se inició la operación de Huai He, en la cual el Kuomintang perdió más de 555.000 hombres; en diciembre, la última de las operaciones – la de Bingquing – llevó a la liberación de toda la China septentrional.

Ante las severas batallas militares y el hecho de que la ciudad de Nanjing y de Shanghái se encontraran directamente amenazadas después de la llegada del Ejército Popular de Liberación a la ribera septentrional del Yangtzé, Chiang Kai-shek – en el discurso de Año Nuevo, pronunciado el primero de enero de 1949 – propuso la tregua al comando general del EPL, en el intento de obtener un periodo de respiro para reforzar sus defensas.

El Kuomintang trató de “internacionalizar” su “ofensiva de paz”. El Ministerio de Exteriores del gobierno de Nanjing se dirigió a los gobiernos de Estados Unidos, Inglaterra, Francia y de la Unión Soviética, pidiéndoles que hicieran de mediadores para una solución pacífica entre el Kuomintang y el Partido Comunista Chino.

La situación internacional en 1948 era muy tensa. En las cuestión de Berlín, las relaciones entre la URSS y USA (apoyados, estos últimos, por Inglaterra y Francia se habían deteriorado (“Crisis de Berlín”).

A partir de finales de 1945, en los Estados Unidos se fueron tomando en consideración algunos planes para atacar a la Unión Soviética con el empleo de bombas atómicas, de la cual los Estados Unidos eran entonces los únicos poseedores. Según uno de estos planes, que tenía como nombre en código “DropShot”, EEUU pensaba utilizar las fuerzas del Kuomintang y de otros regímenes reaccionarios del Extremo Oriente, a los cuales habría proporcionado el apoyo de la aviación y de la marina americana de las bases norteamericanas en territorio japonés y de otras bases militares “de fuera de la China continental”.

Seguir leyendo

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

Defender a Pablo Hasel contra 12 años de prisión por cantar y escribir en Twitter

Publicado en Sin categoría | 2 comentarios

RBC: Algunas consideraciones sobre el procés catalán

La Red de Blogs Comunistas (RBC) estima conveniente señalar algunas consideraciones sobre elprocés catalán y, en último término, sobre el derecho a la autodeterminación de todos los pueblos.

Al igual que José Díaz, cuando abogaba, en su discurso en el Monumental Cinema de Madrid, por la creación de una “Concentración Popular Antifascista” sobre la base de cuatro puntos concretos, la RBC defiende asimismo la “liberación de los pueblos oprimidos por el imperialismo español. Que se conceda el derecho de regir libremente sus destinos a Catalunya, a Euskadi, a Galicia y a cuantas nacionalidades estén oprimidas por el imperialismo de España”.

José Díaz, Secretario General del PCE en los años en que el Partido era vanguardia marxista-leninista del proletariado español –seguidor fiel, por tanto, de Lenin y Stalin–, aplicaba la doctrina y principios de lo que Lenin llamaba “la doble tarea del proletariado en cuanto al derecho de autodeterminación[1]. Sobre esta base, la RBC subraya los siguientes puntos sobre el denominado procés catalán, último eslabón, por el momento, de la lucha histórica del pueblo catalán por su liberación del imperialismo español:

1.- En primer lugar, el independentismo catalán no es sólo un movimiento burgués como muchos chovinistas de izquierdas señalan. De su carácter multiclasista, reflejado en un enorme apoyo social, destaca un evidente componente emancipador, popular y obrero, cuya ocultación interesada persigue, sobre todo, desligar el actual movimiento catalán de la lucha de los trabajadores del resto del Estado.

2.- Los comunistas, en consecuencia, no se han de limitar a apoyarlo o criticarlo, sino que, como en todo movimiento popular o revolucionario, han de participar activamente en él, dirigiendo a las masas, especialmente el proletariado, y convirtiéndose en su vanguardia.

3.- La herida abierta en Cataluña no se va a cerrar ya con simples parches legales o presupuestarios. En el contexto de lucha política en Cataluña, a la que, es de esperar, se vayan sumando otras naciones del Estado español y los más diversos sectores populares, los comunistas no deben contribuir en absoluto a que el régimen monárquico pueda adueñarse de la situación y sofocarla. Para los comunistas la principal tarea de este día, teórica y práctica, pasa por la transformación del problema catalán del régimen borbónico en el problema del régimen borbónico en el Estado español en su conjunto.

4.- Como escribiera Federico Engels, cuando, al referirse al problema de Alsacia y Lorena, afirmaba que tal problema no existiría si Francia y Alemania fueran Estados socialistas, sólo el final del capitalismo y la construcción de Estados libres de explotación pueden resolver la cuestión nacional catalana[2]. En última instancia, en la liquidación del régimen del 78, es decir, el sistema socio-político y económico que “ató y bien ató” el franquismo se encuentra la única posibilidad de superación de la “España una, grande y libre” que aherroja a las naciones y clases populares del Estado.

5.- El objetivo, pues, es acabar con la propiedad privada y sustituirla por la socialización de los medios de producción, es decir, finiquitar el capitalismo, terminar con la barbarie que este sistema representa para los trabajadores, los pueblos y la humanidad en su conjunto. La tarea de los comunistas es apoyar sin ambages todo avance, por pequeño que sea, hacia el socialismo. En este sentido concreto, el paso de la monarquía del 78 a la III República, con el profundo significado que tiene esta palabra en España, constituye un paso adelante que hay que ayudar a dar, por muy burguesa que finalmente sea ésta. ¡No olvidemos nunca las famosas palabras de Stalin en sus Fundamentos del Leninismo acerca de la cuestión nacional y su relación con la lucha contra el imperialismo![3]

Seguir leyendo

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario