Tjen Folket – Noruega – Lucha de clases antes de la Geopolítica – No elijas entre la OTAN y Rusia

Democracia y lucha de clases dice que esta es una advertencia oportuna de los cama- radas noruegos.

Los comunistas son internacionalistas proletarios. Esto significa que contemplamos nuestra lucha como internacional. Nuestra clase, el proletariado, es una clase internacional con la tarea histórica de organizar el mundo en un futuro comunista común. La solidaridad internacional, por lo tanto, debe ser una parte integral de la lucha. ¿Pero con quién nos solidarizaremos? En una forma equivocada de “solidaridad”, algunas personas en la llamada izquierda apoyan a los gobiernos de países como Rusia y China o Irán y Corea del Norte. Lo ven como una forma de socavar a la OTAN y a los Estados Unidos.

Ragnar Røed escribe en el artículo China, una superpotencia social imperialista:

“Además, varios marxistas occidentales autoproclamados cometen el gran error de poner en  la práctica en primer lugar la contradicción entre los propios imperialistas antes que a cualquier otra contradicción. Dan preferencia a la geopolítica que a la lucha de clases. Creen que la competencia entre países como la OTAN y Rusia puede, con el manejo “correcto”, acercarnos al comunismo. Conscientemente o no, están conectando su proyecto político como un pequeño partidario de los masivos Panzers (tanques) rusos o chinos, y / o como un pequeño esquife unido a un barco que se hunde, como el Partido Ba’ath en Irak o la llamado “Revolución bolivariana” en Venezuela. “Defender” a uno u otro gobierno burgués contra el imperialismo estadounidense se vuelve más importante que desarrollar la lucha de clases, construir el partido comunista, sus organizaciones de masas e iniciar la guerra popular”

El error aquí descrito es cometido, entre otros, por grandes porciones del nuevo movimiento comunista (el “movimiento ML”) en la década de 1970. Particularmente entre los que siguieron a Hua Guafeng y Deng Xiaoping después de la contrarrevolución en 1976. El AKP noruego (ml) fue una de esos partidos. Y después de 1976, continuando en la década de 1980, la amenaza de invasión soviética en Noruega se convirtió en una posición central en la propaganda y el trabajo del partido. La geopolítica, la competencia política entre estados, se enfatizó en la práctica sobre muchos otros asuntos y al costo de la lucha de clases y del punto de vista de la clase proletaria.

Mientras tanto, el AKP (ml) mantuvo relaciones amistosas con la China de Deng hasta 1989, cuando el partido dio vuelta y llamó fascista al régimen de Deng después de la masacre en la Plaza de Tienanmen. El mismo gobierno que el partido había apoyado a lo largo de toda la década de 1980 ahora estaba usando abiertamente el terror fascista contra las masas. En lugar de una guerra mundial, como había predicho AKP (ml), la Unión Soviética colapsó en 1991. No puede haber sido una coincidencia que el partido se dividiera y se debilitara en el mismo período en que los incidentes chino y soviético destrozaron los análisis internacionales del partido y su foco.

Hoy en día, los antiguos Marxistas-Leninistas han conservado el modelo donde la geopolítica ocupa el asiento delantero, incluso si su posición en Rusia ha cambiado. Rusia ya no es vista como una amenaza contra Europa occidental y, por lo tanto, es como si el país hubiera dejado de ser totalmente imperialista. Habiendo comenzado con la línea de política exterior de que Rusia (o la URSS) debe ser combatida por todos los medios, ahora Rusia es representada como una víctima de la agresión occidental. La propaganda occidental antirrusa actual se está encontrando ahora con la legitimación del imperialismo ruso. Los comunistas deben disipar la idea de que debemos tomar partido por un imperialista o grupo de imperialistas contra otros imperialistas.

Ragnar Røed escribe además que:

“La principal contradicción en el mundo no es permanente, pero en nuestra época siempre ha sido entre los imperialistas (¡todos los imperialistas!) Por un lado, con el imperialismo estadounidense como el más grande, y los pueblos y naciones oprimidos del mundo por el otro. Entrar en una asociación política, incluso si es completamente parcial y puramente teórica desde la perspectiva de estos grupos, ya sea con Rusia o con China, es una traición a los pueblos oprimidos del mundo. En el caso de China, es una traición a los cientos de millones de oprimidos del proletariado chino, y contra las masas en África, Asia y América Latina que pagan esta expansión china con sangre, sudor y lágrimas”.

También debería agregarse que incluso en un período en el que la contradicción entre los imperialistas se vuelve más importante, es una traición de la revolución centrarse un tanto en esto. En 1914, cuando estalló la guerra mundial entre los principales imperialistas del mundo, la respuesta de Lenin fue no apoyar a las “víctimas” contra los “agresores”. Los marxistas no vieron a Inglaterra / Francia ni a Alemania / Austria-Hungría como más o menos amigos o enemigos del proletariado, según quién era el “más grande” o el “peor” o el más “ofensivo”. Lenin vio la lucha entre ellos como una lucha entre saqueadores sobre cómo debían dividirse los despojos. Concretamente: cómo las colonias y los explotados en estas colonias debían dividirse entre las superpotencias europeas.

La rivalidad entre las superpotencias de hoy es de la misma forma que era entonces. Los intereses que el gobierno ruso protege contra la agresión de la OTAN no es una cuestión de soberanía nacional rusa ni nada de eso. Protegen sus esferas de influencia como imperialistas. Luchan por la influencia en Europa del Este y Medio Oriente, y más generalmente en todo el mundo. Intentan mantener su posición o, en el mejor de los casos, “recuperar” las áreas que una vez estuvieron bajo el dominio imperialista ruso antes de 1991 y el colapso de la Unión Soviética. Rusia es mucho más débil tanto económica como militarmente que Estados Unidos y la OTAN. EE. UU. es el mayor imperialista del mundo, la única verdadera superpotencia del mundo y el principal enemigo de la población mundial. Pero esto no significa que Rusia no sea imperialista o amiga de la gente del mundo.

Los comunistas deben combatir la tendencia de permitir que los juegos geopolíticos eclipsen la revolución, la lucha de clases y el punto de vista de la clase proletaria. 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Tjen Folket – Noruega – Lucha de clases antes de la Geopolítica – No elijas entre la OTAN y Rusia

  1. estimado camaradas ante todo un saludo internacionalista proletario

    es importante que sepan ustedes que estamos trabajando por la unidad de todo el movimiento comunista internacional
    ________________________________

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s