A los Inquisidores de España (Tarrida de Marmol)

Nota V.O. : El estado imperialista español siempre ha utilizado todos los medios a su alcance para atacar a las naciones que viven en él. Sin importarle los derechos humanos, la verdad o ni siquiera sus propias leyes. 

Publicamos a continuación la traducción del inglés al castellano del artículo  “A los inquisidores de España” de Fernando Tárrida de Marmol. Donde se retrata el modus operandi del estado fascista español, que a pesar de haber pasado más de 100 años en su esencia aún no ha modificado su forma de actuar.

El gobierno español, por medio del terror, las falsedades y las calumnias, espera poder ocultar los crímenes que no deja de cometer tanto en la península como en sus desafortunadas colonias. Es un error si cree que puede hacer esto, y la hora de expiración no está muy lejos. Incluso con el apoyo del clero y la siniestra “Asociación de Padres de Familias” será suficiente que brille la luz y todo se derrumbará con un ruido atronador.

No pretendo atacar a España, sino a quienes lo deshonran. Sobre el tema de mis últimos artículos, algunos periódicos españoles afirmaron, con las buenas intenciones que uno puede imaginar, que insulté a mi patria. Por el contrario, encuentro que son ellos los que la insultan, ya que parecen identificarlo con los desgraciados que desenmascaré. España es solo una víctima; los que gobiernan su destino son sus verdugos; quienes apoyan a estos verdugos son sus cómplices.

Tampoco afirmo que los crímenes, sean los que sean, permanecen impunes. Pero protesto contra las monstruosas especulaciones que los inquisidores modernos hacen sobre estos crímenes, ansiosos por perseguir más fácilmente todos los elementos que son verdaderamente democráticos y anticlericales. Siempre proceden de la misma manera: tortura, ejecuciones, calumnias. Si el desafortunado quiere destruir vidas en Cuba, él es un “filibustero”; si está en la península es un anarquista; si está en Filipinas es un masón libre. Yo, por ejemplo, he sido agraciado con los tres nombres. Cabe señalar que, aunque es cierto, soy cubano, no soy un filibustero; soy autonomista, pero no anarquista; librepensador pero no Libre-Mason ya que, a pesar de mi simpatía por la Masonería Libre, nunca he pertenecido a ninguna logia. En cuanto a los medios que usan, debe admitirse que estas personas no dudan de nada, sin embargo también debe reconocerse que su inteligencia es bastante pobre y que solo son ingeniosos al imaginar nuevas torturas. Después de la lamentable invención de la llamada carta de la que hablé en mi artículo del 15 de octubre, ahora han inventado otra carta, según la cual aconsejé el crimen. No tiene sentido decir que nunca escribí tal monstruosidad. Pero no iré a Barcelona para probar esto: tienen medios demasiado especiales para hacerte declarar todo lo que quieren, y M. Portas estaría muy feliz de cumplir la promesa que hizo de hacerme sufrir las torturas de las que hablé. Para que, como él dijo, pudiera volver a quejarme, pero esta vez con razón. Pero fuera de España hay expertos que no son Montforts y no me costaría mucho, en el momento y lugar correctos, para demandar tal infamia. Los señores de la Inquisición están acostumbrados a fabricar falsificaciones, y esto nunca ha tenido consecuencias malas para ti. Estas falsificaciones tienen la pretensión de sorprender la buena fe de un gobierno extranjero, y esto tiene consecuencias más graves. En cualquier caso, esto no te llevará a ningún lado. Quieres evitar que hable, pero acabo de empezar. Para hablar con tranquilidad, primero salí de España y luego de Francia.  Me iré de Europa si debo pero hablaré. Tienes fuerza y ​​falsedades para defender las monstruosidades más repugnantes. Tengo razón y verdad para defender a tus víctimas. Me has dado el hermoso papel, y te lo agradezco. Uno podría reírse de tus torpezas, pero el recuerdo de los órganos aplastados, de la carne quemada, de las uñas arrancadas, de los labios cortados elimina cualquier deseo de hacerlo.

No entraré en los detalles que ya son conocidos por todos y que no te honran. En cualquier caso, tendré la oportunidad de dar todos los detalles y documentos en un libro que estoy escribiendo actualmente y cuyo texto enviaré pronto a París. ¿A qué editorial? Eso no es asunto tuyo y lo sabrás demasiado bien cuando haya aparecido el libro revelador.

Aunque los desafortunados inocentes solo han pedido la luz que no se les niega a los culpables, a pesar de las protestas acompañadas de pruebas convincentes de que estoy recopilando para ofrecerlos como un ramo de flores, a pesar de la sensación producida por las primeras revelaciones de La Revue Blanche, revelaciones que han encontrado un eco entre tantos escritores de corazón y talento: Severine, Paule Minck, Rochefort, Clemenceau, Faure, Malato, Pi Margall y muchos otros, a pesar de las indignadas manifestaciones que han tenido lugar prácticamente en todas partes, especialmente en Francia y Holanda, has cubierto tus acciones en un manto de silencio. Pero hoy todos saben que han resucitado el reinado de la Inquisición y que no pudieron justificarse ante los ojos de España y el mundo civilizado. Decidiste juzgar el juicio en la cámara: no podías hacer otra cosa.

Tus procedimientos turbios, tus mentiras, la atención que muestras al permitir que la prensa publique cuentas oficiales no han impedido nada. La prensa se vio obligada a admitirlo: el acusado principal declaró ante el tribunal militar que sus confesiones fueron arrancadas de ellos mediante el uso de procedimientos atroces. Pero esto no lo detuvo ni por un instante, no más que las indignadas protestas de los defensores, ni las provocaciones que estos últimos arrojaron a los acusadores. No más que el suicidio del honorable Capitán Morales, que prefirió suicidarse en lugar de sobrevivir a tales iniquidades.

Elegiste a tus víctimas por casualidad; al no tener otra opción, fabricaste un tejido de mentiras tan torpe que solo prueban que tu ferocidad solo se iguala con tu estupidez. Sé algo sobre esto yo mismo. Según la información proporcionada en una carta bien documentada dirigida a Rochefort por una persona perfectamente informada sobre tus proyectos presentes, pasados ​​y futuros, fui yo quien fue el primero en ser destinado a sufrir las torturas que me hicieron decir que había traído bombas de otro país. El corresponsal agrega que la influencia de ciertas personalidades altamente ubicadas a las que me abstengo de nombrar, pero a quienes nombra (lo que demuestra que está bien informado) impidió la ejecución de este plan.

Para dar satisfacción al episcopado español, me reemplazaste con Corominas, juzgando que un abogado valía tanto como un ingeniero, aunque sabiendo muy bien que era tan inocente como yo. Si participaba en más de cien anticlerical reuniones y si toda mi vida he atacado los abusos de los jesuitas, de los cuales estoy bastante orgulloso, Corominas por su parte estuvo a la cabeza de la manifestación dirigida al obispo de Barcelona cuando este quería prohibir las obras de mi amigo Dr. Odon de Buen, profesor de Historia Natural en la Universidad de Barcelona, ​​condecorado por el gobierno francés. La cabeza de Corominas, que se suponía que debía ser ejecutada, pero que solo se atrevió a condenar a veinte años de trabajos forzados, tuvo que consolar al Episcopado por no tener la mía.

Y ahora tengo que pedirte cuentas sobre el tema del veredicto tardío, ya que el gobierno francés, cuya buena fe sorprendiste y sigues sorprendiendo, no pensaría en pedírtelo. En el momento del ataque contra el Liceo, usted le pidió a Francia, y le otorgó, la extradición del ciudadano Alfredo Rugiero Rinaldi como autor del crimen. Después de haber soportado todas las torturas, después de que lo arrojaron dos veces al mar para que declarara cosas de las que no sabía nada, fue absuelto. No lo conocía, pero vino a verme a mi oficina. Cuando vi a ese hombre que ya no era más que un cadáver; cuando escuché la historia de su horrible y largo (alrededor de trece meses) calvario; cuando me di cuenta de que me estaba diciendo la verdad, ya que en su cuerpo todavía eran visibles los rastros de las torturas más horribles, pensé en la responsabilidad asumida por el gobierno francés al entregar a un inocente a la tortura. Pero aún más de su infamia, porque eran más o menos las mismas personas que hoy, las Portas, los Tressols, etc. En resumen, le di a este pobre hombre, que se estaba muriendo de hambre, dinero y una carta para el Diputado Lostau. Este último le dio un trabajo en la Compañía Catalana de Autobuses y, poco tiempo después, en el del tranvía de Sarria. Sin embargo este hombre está de vuelta en Montjuich; él era uno de mis compañeros de celda.

Había sido arrestado como muchos otros, porque ya había sido arrestado en el pasado. Este desafortunado no sabe una palabra de política o sociología, tan poco que el tribunal militar, que condena a veinte años de trabajos forzados a los que no se acusa de nada, excepto haber asistido a reuniones públicas, tuvo que absolverlo nuevamente. ¿Qué indemnización le darás a este hombre? Sin ninguna duda, prisión o colonia penal a la primera oportunidad.  Es tan increíble que es difícil creer las cosas que te atreves a hacer, pero me encargo de proporcionar pruebas y señalar quién es el responsable. Incluso entre los conservadores hay hombres en España que son perfectamente honestos, que condenan tu acto y deploran tu incapacidad para evitarlos. Sabes muy bien que casi siempre actúas sin que ellos lo sepan, y al hacerlo, abusas de los derechos excepcionales que le permiten suspender las garantías constitucionales.

La desaparición del prisionero Pujol con quien fuiste a la prisión para convertirte en un espía ofreciéndole 2500 francos y libertad – ES USTED, USTED MISMO, MONSIEUR PORTAS EL QUE ME DIJO ESTO – y cuyos servicios no le agradaron porque estaba enojado ver seres torturados que él sabía que eran inocentes; esta desaparición, digo, hablaremos de eso otro día, así como la de Ardiaca. Tenemos todo el tiempo del mundo y no te hará daño esperar. Como dije, solo estoy comenzando.

TARRIDA DEL MARMOL
Portsmouth, 25 de enero de 1897

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a A los Inquisidores de España (Tarrida de Marmol)

  1. Pingback: Red News (Español) – Protestation

  2. Horacio dijo:

    Solidaridad combativa este 21 de Noviembre en Colombia con las luchas de los pueblos de Ecuador, Chile, Catalán etc.

    VIVA LA RESISTENCIA COMBATIVA DE LOS PROLETARIOS DEL MUNDO!!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s