La liberación revolucionaria gay en Texas destruida por los capitalistas gay – los ricos gay no son nuestros amigos, y nunca lo fueron

La imagen puede contener: una persona, texto

Traducción del inglés al castellano, por el blog La Victoria de los Oprimidos y Explotados, del artículo “Gay Liberation revolution in texas destroyed by rainbow capitalists — gay wealth is not our friend, and never was” de la organización RATPAC-ATX (recientemente cambiaron su nombre a Stonewall Militant Front)

Los capitalistas gay entienden que la verdadera liberación LGBT es su enemigo.

En 1970, el Frente de Liberación Gay de Houston por un breve momento sacudió el panorama político de Texas. Rápidamente después de que sus raíces radicales pero defectuosas fueran plantadas, el estafador reformismo destruyó su existencia.

Estos son recortes de un periódico de la comunidad gay sobre las actividades originales del GLF-HTX. Entre sus demandas originales estaba la participación total de personas LGBT en la Revolución Popular, que todas las personas sin importar el sexo y la orientación sexual compartirían el trabajo y los productos de la sociedad basándose ​​en los criterios de la capacidad y necesidad (en lugar de las ganancias), la liberación de todos los prisioneros políticos revolucionarios, y que la represión de travestis y transexuales sea combatida con violencia.

El floreciente movimiento de los derechos de los homosexuales se apresuró a oponerse a ellos, incluso comparándolos con los nazis (como se puede ver en las imágenes de abajo del Nuntius “periódico de la comunidad gay”). Entre las actividades del GLF en el estado, hubo  una interrupción en plena conferencia de la Iglesia Metodista por miembros que exigían reparaciones por abuso infantil. Los bares gay fueron atacados y vistos como instituciones cada vez más explotadoras por capitalistas del arco iris que se benefician de la desesperación gay. Desde el primer momento, los dueños de los bares gays se opusieron con vehemencia a las actividades revolucionarias que buscaban socavar la base de su plan para hacer dinero.

El GLF-HTX abiertamente llamó al entrenamiento con armas y a la alianza con el movimiento de Mujeres y el movimiento de Liberación Negra en las bases más militantes. A veces esto incluía violencia, porque habían evaluado correctamente que no había otra manera de luchar contra la opresión de las personas LGBT a manos del imperialismo.

Rápidamente, fueron rodeados en todos los frentes por capitalistas heterosexuales y LGBT por igual acusándolos de “empeorar las cosas” para los homosexuales, mientras que el GLF fue inflexible en que la situación solo está mejorando para los blancos y ricos, no para nosotros que estamos en el suelo. Fueron criticados por su alianza con los “elementos del tipo Pantera Negra”, e incluso un escritor del Nuntius dijo “¡Cuidado! ¡Son ROJOS [comunistas]!” y otro que alego que los militantes negros los habían “infiltrado”. En otro artículo comentan que pasaron “demasiado tiempo con la nariz en el librito rojo de Mao”.

El GLF-HTX insistió en que la destrucción del capitalismo-imperialismo era el único medio por el cual las personas LGBT podían ser liberadas. Sin embargo, rápidamente después de eso, el fracaso en eliminar a los capitalistas del movimiento nacional GLF tomó su peaje. En 1971, en una conferencia, el GLF se dividió rápidamente, con un lado exigiendo que “no somos libres hasta que todos sean libres, debemos unirnos a la liberación negra y la lucha de liberación de las mujeres” y que la agitación revolucionaria del capitalismo debe guiar todas las actividades. Los intereses adinerados dominaron el movimiento de liberación gay, como continúan haciéndolo hoy, y dijeron que no es necesario que haya un enfoque en el capitalismo ni en ningún otro grupo de personas que enfrente la violencia del estado capitalista. El antiguo GLF fue eliminado, en lo que se consideraba una alianza entre los capitalistas del arcoiris y los “medios gay” como Nuntius.

Debido al resultado de esa conferencia, el GLF se convirtió simplemente en “Liberación Gay”, dejando caer el “Frente” porque los nuevos maestros de la organización querían distanciarse de cualquier actividad revolucionaria o estar asociados con la lucha anticapitalista. En ese punto, sus demandas se volvieron puramente legalistas y legislativas, deteriorándose hasta convertirse en una mera lista de desechos para las personas comunes LGBT, para suplicarle al estado capitalista. Tomaron la lucha por los derechos de los homosexuales ricos, la capacidad de promover los negocios, e incluso convirtiéndolo en una iniciativa importante para eliminar las leyes de la edad de consentimiento… una demanda que nunca antes tuvo ninguna prioridad entre la tendencia revolucionaria original de la plataforma GLF-HTX.

Para el año siguiente en 1972, el “GL” de ese momento intentó la integración total tratando de reformarse en un subgrupo del Partido Demócrata. Esto fue rechazado, pero su trayectoria a partir de entonces fue el intento de apelar a la clase dominante a través de sus partidos.

En 1973, The Advocate informa: “La Liberación Gay es Difícil de encontrar en Texas [Ahora]”, diciendo que el cadáver ambulante de “Gay Liberaton” de Houston (por entonces llamado “Gaze”) está completamente dirigido por los “medios gay” que “ayudaron a disolver el GLF original”. Sus actividades eran estrictamente contrarias a la acción política. ¿Ahora? Danzas, referencias y una línea directa, todo operaba desde una casa acogedora en alguna parte del barrio alto de la ciudad. Un “espacio seguro” de clase media alta que había tomado la infraestructura y proyectos comunitarios de una formación previamente radical, y ahora la convirtió en una organización capitalista amistosa sin fines de lucro… una táctica contrarrevolucionaria que seguimos enfrentando hoy e incluso hemos visto nosotros mismos en RATPAC justo desde nuestra formación.

Todo este descenso es parte de lo que ha dejado a las personas LGBT más cerca del fascismo que de la libertad. Muestra el profundo peligro de permitir los intereses capitalistas dentro de nuestras filas, y muestra cuánto no compartimos intereses con las personas LGBT ricas. De hecho, en todo momento, desmantelarán nuestra lucha por el poder para devolvernos a un sistema del que se benefician.

Tiemblan ante la idea de que las personas trans comunes luchen por sus propios intereses, y han pasado décadas asegurando que veamos sus intereses como propios.

A partir de aquí, deberíamos ver las razones por las que el GLF no fue capaz de protegerse por completo contra los parásitos del arcoíris y poder plenamente afianzarse, algo de lo que toda la vieja guardia de la “liberación gay” fue víctima. Al aprender estas lecciones y enfrentar estas realidades, podemos forjar juntos un movimiento para el PODER que, más fuerte que nunca, invoque el miedo en aquellos que brutalizan a las personas LGBT corrientes, no es nadie más culpable de esto que el propio estado capitalista.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s