Escalando picos en la ciencia médica: los niños paralíticos

Nota V.O. : Durante la época en que el socialismo dominaba China hubo varios avances médicos en diferentes frentes. Reproducimos un pequeño fragmento del documento: “Escalando picos en la ciencia médica” (Scaling Peaks in Medical Science) que nos muestra un ejemplo de aplicación práctica del marxismo-leninismo-maoísmo.

La foto superior de este post refleja el éxito en la curación de unos niños del Hospital Nº 208. Una victoria del socialismo frente a una medicina burguesa que propugnaba la resignación y dar como casos perdidos a estos pacientes.

SUPERANDO LAS SECUELAS DE LA PARÁLISIS INFANTIL (Hsieh Chun)

GUIADOS por el pensamiento filosófico del presidente Mao, trabajadores médicos del Ejército Popular de Liberación Chino del Hospital No. 208 han logrado aliviar las secuelas de la parálisis infantil, considerada desde hace mucho tiempo como incurable. En los últimos años, una mejora sorprendente ha resultado en más del 90 por ciento de los pacientes tratados. Tullidos y paralíticos que sufrieron por varios o incluso por una docena de años pueden mantenerse erguidos.

No hay enfermedad que no pueda curarse

Secuelas de la parálisis infantil, una enfermedad común, han sido consideradas durante mucho tiempo por las autoridades médicas burguesas en China y otros países como incurables, ¿es esto en verdad, así? Trabajadores médicos del Hospital P.L.A. No. 208 aplicaron la dialéctica materialista para hacer un análisis exhaustivo y sistemático de esta condición y son de la opinión que no lo es. Ellos encontraron que algunas de las células nerviosas dañadas en la mayoría de los pacientes conservaban algún grado de funcionamiento, e incluso si están parcialmente deterioradas, la mayor parte de ellas, así como todo el sistema nervioso permanecía vivo. En el cuerpo humano como un todo, la mayor parte es aún saludable, aunque ciertas extremidades puedan estar paralizadas. La parte y el todo están interrelacionados, se afectan y controlan entre sí. La parte puede influir en el todo, pero lo más importante es que el todo puede activar la parte. Por lo tanto, si se encuentra una manera de dar un pleno rendimiento de las células nerviosas y restaurar la función de las células parcialmente dañadas, dado el poder de voluntad del paciente, es posible restaurar en varios grados la función de las paralizadas extremidades.

Basándose en esta comprensión, intentaron con agujas para tratar las secuelas de la parálisis infantil. La práctica había demostrado que la punción ordinaria tenía algún efecto, pero no era duradero. Causó cambios temporales que indicaban alguna estimulación interna de las extremidades paralizadas, pero no era lo suficientemente fuerte como para causar cambios cualitativos. Se debe aumentar el estímulo. Continuaron experimentando, ganando precisión al puntear los puntos que daban estímulo, aplicaron su método en la práctica clínica, y obtuvieron resultados bastante buenos.

Tratando cada caso según sus circunstancias concretas

Sin embargo, aunque el método que usaron dio bastantes resultados satisfactorios en la gran mayoría de los casos, algunos no respondieron bien o en absoluto, incluso al tratamiento prolongado.

Los trabajadores médicos estudiaron cuidadosamente la enseñanza del Presidente Mao: “contradicciones cualitativamente diferentes sólo pueden resolverse por métodos cualitativamente diferentes”, y me di cuenta de que las secuelas de la parálisis infantil difieren mucho de un caso a otro debido a las diferencias en el grado de daño a las células nerviosas motoras espinales, sitio del daño, duración, tratamiento recibido, edad, físico y condición mental, etc., cada caso presenta no solo universalidad de contradicción sino también su particularidad. Solo con el análisis específico de casos específicos, estudio serio de la particularidad de la contradicción y comprender su ley especial puede encontrarse el método correcto de tratamiento.

Sobre la base de la observación clínica, primero clasificaron la afección en tres tipos: relajada, espástica y mixta. Cada uno de éstos era de tres grados: ligero, intermedio y severo. El tratamiento debe hacerse en base al análisis específico de cada caso. Cuando esto era hecho, pronto se obtuvieron buenos resultados. Un paciente afectado por el tipo intermedio de tipo mixto de esta condición tenía una extremidad inferior derecha paralizada y un seriamente deformado pie derecho durante cinco años, la extremidad afectada muestra tanto algo de relajación como de espasticidad. Los dos primeros tratamientos fueron muy poco gratificantes. La investigación reveló que mientras que la deformidad del pie fue generalmente en forma de pierna de panadero, pierna de hockey o pie caído, el pie derecho era completamente volteado, suela hacia arriba y empeine tocando el suelo, lo que dificultaba mucho caminar. La deformidad del pie tenía su propia particularidad, que escapó de la atención en los dos tratamientos anteriores, de modo que el método general se utilizó sin resultados apreciables. Los trabajadores médicos, por lo tanto, mientras trataban la relajación y la espasticidad, fijaron el pie en posición para cambiar la costumbre de caminar. Después de varios tratamientos, la función de la extremidad inferior se restableció a la normalidad y la grave deformidad del pie derecho fue completamente corregida.

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s