¡ El capitalismo es el enemigo de los aborígenes !

Los países que invadieron América desde 1492 aún no habían alcanzado el modo de producción capitalista. Vivieron bajo el modo feudal, que comenzó a erosionar las relaciones comerciales que anunciaban la llegada del capitalismo. La revolución burguesa triunfa en Inglaterra en 1649 y Francia en 1789. Para los Estados Unidos, será en 1776. Para el saqueo a que dio lugar, la conquista permitirá la acumulación primitiva capitalista y la aceleración del desarrollo del modo de producción capitalista. Los aborígenes han estado lidiando con el capitalismo desde su gestación, luego bajo su dominio, hasta la actual etapa imperialista.

Es el capitalismo en ciernes el que saqueará sus riquezas y les hará sufrir genocidio. Es el capitalismo dominante el que monopolizará los territorios y les prohibirá tener uno para ellos y desarrollar su propia economía, cultura y vida política. Este es el capitalismo imperialista y agresivo hoy que niega a las naciones indígenas – las First Nations – su derecho a la autodeterminación y  mercadea sus derechos aborígenes por un precio bajo para garantizar el control de más territorios en su propio beneficio.

Está claro que el capitalismo nunca ha dado un regalo a los aborígenes. Ni tuvo nunca esta intención. El capitalismo es el enemigo de los pueblos indígenas.

Con el pretexto de evangelizarlos y despojarlos de sus demonios, los países colonizadores los despojaron de sus riquezas y territorios. Se beneficiaron de su conocimiento y cultura. Los conquistadores llegaron a exterminar a la gran mayoría de sus poblaciones. El capitalismo en la fase imperialista no tiene más respeto a la soberanía de los pueblos y naciones que por el proletariado, que explota al límite por sus ganancias.

 Antes de 1492 en América

Cuando el marinero genovés Cristóbal Colón desembarcó el 14 de octubre de 1492 en la isla de Hispaniola (ahora Santo Domingo en la República Dominicana) y tomó posesión del territorio que descubrió en nombre del Rey de España, no caminó en un continente virgen, sino en un territorio habitado desde hace al menos 40,000 años. En total, unos 70 millones de indígenas vivían en las Américas, dispersos de sur a norte con concentraciones de 25 millones en México y 25 millones también en la zona andina (Perú, Bolivia).

Las civilizaciones que estaban allí eran muy desarrolladas, entre otras, las de los incas y los aztecas, pero no solo esas. Los nativos de las Américas vivían felices juntos, felices y prósperos, libres y desnudos, ante el asombro del propio colonizador y de los pensadores de la época: Franklin, Montesquieu, Rousseau. La realidad es que Colón descubrió  los lugares que se muestran  en las imágenes de los westerns americanos, donde los aborígenes son siempre malos, agresivos y brutales, cuando más bien son los ” nobles salvajes ” de Jean-Jacques Rousseau los que se encuentran allí. El descubrimiento del conocimiento indígena cambiaría el mundo en muchas áreas.

Los nativos cultivaron la tierra. Sus técnicas de cultivo fueron originales y efectivas. Ellos respetaron el bosque. Las plantaciones se hicieron a través de él y no hubo necesidad de deforestar grandes áreas.

Los aborígenes trataron bien y comieron de varias maneras. Crecieron cientos de variedades de maíz, papa, yuca y maní, pero también tomates, pimientos, frijoles, aguacate… Su conocimiento de la fruta era tan importante: el amaranto, la papaya, maracuyá, mandioca, piña, guayaba, ataca. Vainilla y chocolate también fueron conocidos. De hecho, los aborígenes han dado a conocer el 60% de la comida cultivada hoy en el mundo. Su conocimiento de las enfermedades que generalmente podrían padecer y las plantas curativas para curarlos era importante. También conocían la quinina, la aspirina y las propiedades anestésicas de la coca.

Su conocimiento químico era más avanzado que en Europa. Los aborígenes sabían sobre el algodón, el caucho, los tintes y los productos derivados de ellos, lo que era muy útil para la industria en todo el mundo. Su metalurgia también se desarrolló: fundir metales, así como oro y plata no era un secreto y se orientó hacia la decoración y el arte. Recientes excavaciones arqueológicas revelan tesoros arquitectónicos tan importantes como las pirámides egipcias.

Los aborígenes también tenían un conocimiento muy avanzado de las matemáticas y habían producido un sistema sutil y sofisticado que aún no se había apreciado del todo. Su calendario fue original y muy considerado. Sus culturas religiosas, festivas y litúrgicas también fueron de gran calidad.

Su vida social era armoniosa, rica y nutrió el pensamiento de los filósofos occidentales. Los aborígenes compartieron sus activos pero también las tareas, incluidas las relacionadas con el cuidado y la crianza de los niños. Debido a esto, fueron muy hospitalarios y generosos con los colonizadores y compartieron todo con ellos. La libertad de los modales también reinó. Es por eso que los aborígenes permitieron a los colonizadores, para su sorpresa, tener relaciones sexuales con sus esposas e hijas. La dirección de esta vida social y los debates sobre ella se confiaron a los sabios y las madres.

La riqueza acumulada de las naciones aborígenes era enorme. De 1500 a 1600, se enviaron alrededor de 200 toneladas de oro ($ 2,8 mil millones) a Europa, además de 16,000 toneladas de plata ($ 3,3 mil millones). El número de suministros y otros recursos naturales que también se han transportado a Europa, como el algodón y el caucho, no se han calculado. Es un capital enorme.

Las naciones aborígenes habían desarrollado una civilización valiosa que les ayudó a vivir bien entre sí y con la naturaleza. Le dieron a Europa una gran cantidad de conocimiento que los hizo dar un salto gigantesco, además de proporcionarle un capital financiero sorprendente.

Esta civilización, que era enormemente valiosa, difícilmente podría competir con la civilización europea. De hecho, los medios de transporte y producción para las personas aborígenes eran rudimentarios y solo funcionaban con energía humana. Para moverse, solo se podía caminar y andar en canoa. Los aborígenes no conocían la rueda y no aprendieron a utilizar el viento, mucho menos el vapor, ni a domesticar a los animales. Toda la producción, incluso para el trabajo más pesado, se llevó a cabo por la fuerza de los brazos y la energía humana, que era muy difícil. A pesar de que sabían cómo derretir el metal, los aborígenes no fabricaban armas. Ellos no sintieron la necesidad. Las flechas con una piedra puntiaguda al final habían sido suficientes para alcanzar el codiciado animal de caza.

La invasión europea iba a cambiar muchas cosas y destruir rápidamente la forma de vida y la producción eficiente que se habían entregado hasta ese momento. Si tratamos de ubicar las civilizaciones indígenas a través de la evolución de los modos de producción, solo alcanzan el primer nivel, el del comunismo primitivo, un modo de producción que no era eterno y seguramente habría desarrollado sus propias contradicciones.

Después de la conquista

En sí mismo, no es porque sean blancos y racistas que los colonizadores lograrán invadir América y esclavizarlos a los intereses de sus respectivos imperios coloniales. Tampoco es porque tengan una gran civilización y una misión evangélica. Se alimentan mal y no saben cómo curarse a sí mismos. No saben cómo vivir bien y no tienen refinamiento. Estos colonizadores blancos tienen poco conocimiento. Excepto que saben cómo repetir el catecismo católico. Son personajes ásperos y groseros. Su civilización es inferior en muchos niveles a la de los aborígenes, lo que será de gran beneficio para el mundo entero. Lo que hará que el éxito de los colonizadores esté en otra parte.

Estos colonizadores están moldeados por un modo de producción más elevado: el feudalismo. Esta es la característica más importante, la que tiene más peso en la historia. Estos colonizadores son, de hecho, los herederos de una experiencia colectiva vivida a través de una sucesión de modos de producción. El comunismo primitivo, que conocía a los nativos y que les permitía ser felices y hospitalarios (este modo de producción donde la energía humana es la única que se usa), está muy por detrás de los colonizadores; cientos y cientos de años los separan. Desde entonces ha habido métodos de producción cada vez más eficientes: la esclavitud y luego el feudalismo. Este ya está en su fin, erosionado por las relaciones comerciales; a través de ellos, el capitalismo está en proceso.

Estos colonizadores blancos y portadores del capitalismo en desarrollo no solo tienen su propia energía para usar, como es el caso de los pueblos aborígenes. De alguna manera han domado el océano y saben cómo usar el viento y la brújula para navegarlo. Eso es lo que les permitió venir a Estados Unidos. Se están preparando para usar vapor y muchas otras formas de energía.

Estos colonizadores también han domesticado animales desconocidos en América, lo que les ayuda a multiplicar sus fuerzas. Ellos traen caballos a un mejor transporte, bueyes utilizados para trabajo pesado y también vacas y cabras para la leche y productos de los mismos, fuentes importantes de proteínas, ovejas para la lana, cerdos para las grasas y la carne… Podemos ver a través de esto cómo su base de alimentos es diferente de la de los aborígenes.

Estos colonizadores de otro modo de producción también están bien armados. Traen espadas, rifles y cañones. Pueden derretir otras armas según sea necesario. De hecho, se mudan de Europa con un modo de producción y vida hasta ahora desconocido en Estados Unidos.

Las expediciones a América deben generar ganancias rápidamente a sus respectivos países imperiales. Seguro de su fuerza y ​​su ” superioridad “, estos colonizadores se complacerán primero en el saqueo de la riqueza en oro y plata que se puede encontrar fácilmente, sin vacilar, cuando sea necesario, para unir sus fuerzas con las naciones indígenas para hacer la guerra a los demás a fin de lograr su objetivo. Guerras que matan y matan a muchos aborígenes. Está claro que frente a una invasión tan cruel, la estructura social nativa, desacostumbrada a tales cosas, colapsará rápidamente.

Entonces, las riquezas a saquear cada vez más raras, es por la explotación de las minas de oro y plata que se continuará el enriquecimiento de los imperios coloniales. Reducidos a la esclavitud en las minas y a las servidumbres feudales en los campos, los nativos mueren como moscas, incapaces de soportar el régimen de trabajo impuesto. Algunos son barridos por las epidemias causadas por enfermedades anteriormente desconocidas en América (viruela, sarampión, rubéola, paperas, el cólera…). La mano de obra aborigen esclavizada se está agotando, por lo que vaciaron el continente africano para reemplazarlos.

Así es como Marx resume estos inmensamente crueles inicios del capitalismo: ” El descubrimiento de piezas de oro y plata de América, la reducción de la esclavitud indígena, enterrándolos en las minas o su exterminio, los inicios de la conquista y el saqueo de la India en Oriente, la transformación de África en una especie de refugio comercial para la caza de pieles negras, estos son los procesos idílicos de acumulación primitiva que señalan la era capitalista en sus albores. ” ( El capital , Libro I, Sección VIII, Capítulo XXXI).

Un siglo y medio después de Colón, solo tres millones y medio de aborígenes permanecerán en las Américas. Después del saqueo y el genocidio vino la ocupación del territorio. Los colonizadores fueron cada vez menos respetuosos de los acuerdos que habían establecido con ciertas naciones, ya que el modo de producción capitalista se volvió dominante y requirió nuevos territorios y nuevos recursos para explotar, lo que fue aún peor cuando llegó al etapa imperialista.

Liberación del proletariado y las naciones indígenas

La década de 1960 trajo una ráfaga de luchas en todo el mundo. En América, hubo aquellos contra la Guerra de Vietnam, los Panteras Negras por el ” poder negro “, aquellos por la emancipación de los pueblos aborígenes. Fue en 1968 que se creó una nueva organización para la emancipación de las naciones nativas, el Movimiento Indígena Americano, varios de cuyos líderes tuvieron que ir a prisión. Leonard Peltier (al frente) sigue allí, condenado por crímenes que no cometió.

Después de este estallido de luchas, uno podría pensar que las cosas se han asentado y que la liberación del proletariado y de las naciones indígenas es un hecho establecido. Películas más recientes de Hollywood, como Dance with Wolves de Kevin Costner (1990) o Incident in Oglala (1992) de  Michel Apted, parecen permitir a algunos acreditar esta tesis. Los aborígenes son en realidad presentados como víctimas y no como agresores como en el viejo Oeste. Sin embargo, si se piensa bien, la historia real no se restaura en absoluto.

Todo esto testimonia más bien el hecho de que la burguesía imperialista ha puesto la tapa sobre la olla, que continúa hirviendo; las luchas por la emancipación del proletariado y las naciones indígenas siguen siendo relevantes.

Hasta ahora, la burguesía ha logrado contener la lucha de los pueblos aborígenes en las esferas legales y supraestructurales, donde ciertamente ha logrado puntos. Por lo tanto, se les han otorgado ciertos derechos territoriales. Sin embargo, las negociaciones y los regateos para lograr resultados tangibles son interminables. El proceso está atascado e ineficiente y no satisface a las naciones indígenas, ya que el proceso de negociación colectiva entre sindicatos y empleadores no libera al proletariado. La necesidad de la revolución para romper el punto muerto es obvia.

La revolución socialista al comunismo está en la agenda del proletariado, que todavía no es el caso de las Primeras Naciones, a quienes el capitalismo ha impedido el desarrollo de un territorio, una economía, una cultura y una vida política propia. La nueva revolución democrática defendida por los maoístas podría, por analogía, permitir a las naciones indígenas liberarse y conseguir la autodeterminación. Es probable que, conociendo los efectos perversos que el capitalismo ha tenido sobre ellos durante siglos, la revolución indígena evitará las trampas del desarrollo del capitalismo.

Paul-Aime Briand

Fuente: http://www.pcr-rcp.ca/fr/3024

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s