Viejo Maoísta chino sale del PCCh (2001): “Sin Rechazo, No Puede Haber Renacimiento”

Nota blog V.O: Traducimos por su significativo valor e interés la declaración de un anciano revolucionario maoísta chino. En ella narra su vida, los motivos que le llevaron a unirse al Partido Comunista Chino liderado por Mao y las razones porque lo abandona. Una muy dura denuncia al falso “socialismo con características chinas” que no es más que otra variante del capitalismo, una traición completa a las ideas de los comunistas y de Mao. 

Agradecimientos al camarada J.L. Forneo por la colaboración y ayuda en la traducción de esta destacada declaración. La cual supone veneno para los seguidores del “socialismo con características chinas”, pues evidencia su carácter reaccionario. Dejando al descubierto quienes defienden el camino capitalista, y evitando caer en confusiones de falsos revolucionarios.

Mi Declaración de Abandono del Partido

Mi nombre es Zhang Lushi, nacido el 1928 de abril en una familia campesina normal en la península de Gaozhou, provincia de Shandong. A los 14 años, como líder de la brigada juvenil, me uní a la Guerra de Resistencia contra la agresión japonesa y, en mitad de la campaña de Huihai, cuando tenía 20 años, me uní al Partido Comunista de China. Ha pasado ya más de medio siglo desde entonces.

A los ojos de la generación joven de hoy, también puedo ser considerado como un viejo revolucionario.

Después de la campaña de Huihai, volví a participar en la Campaña del Río Yangzi (contra las fuerzas del Kuomintang). En ese momento yo era un cabo.

En la Guerra contra EEUU en apoyo de Corea, serví en el 68 Ejército como —cabo de comunicación, siendo herido y trasladado a la provincia de Henan occidental, una región montañosa, para ser el Director de Correos y del Departamento Telefónico, además de Secretario del Partido. Ocupé este cargo por 20 años y me jubilé con la categoría de cuadro técnico. Varias décadas de mi vida en la revolución y la guerra me han permitido hacer un pequeño trabajo para el Pueblo y el Partido. El Partido y el Pueblo me ofrecieron más que un pequeño honor. Durante la guerra de liberación y la guerra de Corea serví en varias acciones con distinción y mérito, por lo que recibí condecoraciones y medallas militares que decoraron la solapa de mi uniforme. Incluso ahora guardo como un tesoro mi uniforme de guerra, sacándolo a menudo para rememorar con profunda emoción.

Digo esto no con deseos de autosatisfacción o en búsqueda de engrandecimiento. Estoy pensando en mis compañeros de armas, la mitad de los cuales fueron mártires. Sus caras están vivas ante mis ojos, aún frescas, cada vez más fuertes con el paso del tiempo. Erbi, Anxum, Yuedi y otro al que llamábamos “Hermano Mayor”, se perdieron para siempre en una pequeña acción. La campaña de Huihai fue victoriosa, pero nuestra pequeña acción en ella fue muy trágica y nuestro sacrificio enorme. Durante la Guerra de Corea, en la batalla de los Tigres Voladores, nuestra unidad no localizó el cuartel general de la división debido a la niebla densa y se dirigió en dirección equivocada, sufriendo una pérdida de más del 50% de efectivos. Me hirieron en esa batalla. Comparándolo con los compañeros sacrificados,  fui mucho más afortunado. He vivido 50 años más que ellos. Me siento avergonzado de no estar junto a ellos. Qué buena suerte sería estar con mis compañeros muertos, para hablar de nuestras aspiraciones, nuestras creencias, nuestras luchas. ¿Qué más debo —hacer para  mi autosatisfacción? Sólo lamento haber contribuido demasiado poco al Partido y al Pueblo, indigno del sacrificio de mis compañeros. Entonces ¿Porqué abandono el partido?

En el pasado, ¿cómo me uní al Partido? Es con profundo dolor y tristeza que escribo esta dolorosa declaración. En la vida, no todo son flores soleadas y brillantes, también hay oscuridad y espinas. Entre nuestros compañeros de armas en la Guerra de Corea — hay algunos que actualmente tienen  rango de general. Hay incluso un teniente, Zhang, que ahora es un Vicepresidente de la Comisión Militar del PCCh. Pero ellos son ellos y yo soy yo. Todavía soy un minúsculo jefe de departamento. También sirvo al pueblo. En las últimas décadas, no he estado en contacto con ellos. ¿Cuál es la razón? En comparación con mis sacrificados compañeros muertos, mi vida ha sido 50 años más larga.

Mi esposa ya está jubilada. Mi hijo mayor trabaja en el Departamento de electricidad municipal y mi segundo hijo  en el Departamento de Correos y teléfonos. Mis tres hijas están todas felizmente casadas y se unieron a la fuerza de trabajo. Tengo nietos y disfruto de una vida familiar feliz.  Así que, ¡no debería haber nada por lo que no estar satisfecho!

Pero hoy, a pesar de las repetidas advertencias a la vez amables y duras de las organizaciones, a pesar de los consejos amistosos de compañeros, de las súplicas desesperadas de los miembros de la familia, decidí decididamente abandonar el Partido. ¿Por qué me voy del Partido? Primero tengo que explicar el porqué me uní al Partido.

Durante la campaña Huihai, la gente de Shandong, las mujeres, los ancianos, los niños, venidos de todas las direcciones, empujando carretones, cargando sus posesiones con palos en los hombros, montados en camiones, todos se dirigían hacia el frente, siguiendo el sonido de los cañones, la entrega de alimentos, las balas, sacando a los heridos, como una imagen de las olas en el mar de una Guerra Popular. Algunas personas comunes se desmayaban de hambre a lo largo del camino y, sin embargo, no comerían un solo bocado de comida destinada a los soldados del frente. Esta visión me hizo llorar como un niño. Esta era la imagen del Pueblo, del Ejército Popular de Liberación y del Partido unidos como uno solo. El Partido Comunista es el salvador del Pueblo. Las personas que defienden el Partido Comunista y los propios soldados del Pueblo son nuestras raíces en la vida. El Partido Comunista está profundamente implantado entre el Pueblo. El partido de ese Pueblo con seguridad derribaría al corrupto reaccionario Kuomintang.

En aquel momento, decidí unirme al Partido Comunista. Juré que ofrecería todo lo que tengo para trabajar por la independencia del Pueblo chino, su libertad y su liberación. Juré que cada persona debía tener comida, ropa, que la gente no tenía que oprimir a otras personas y así se crearía una nueva sociedad, ofreciendo toda mi vida en la lucha. Me uní al Partido justo antes de que me asignaran una tarea de exploración en el frente. Varios de nosotros nos unimos en una ceremonia de grupo. El compromiso fue sencillo: “Me comprometo a unirme al Partido Comunista Chino voluntariamente, a obedecer [a la] organización del Partido, respetar las normas del Partido, luchar por el comunismo y nunca traicionar al Partido”. Yo estaba muy excitado. A partir de entonces, Zhang Lushi, nacido en Shandong, se convirtió en un miembro del Partido.

Dondequiera que el Partido me ponga, estaré allí. “Me comprometo a luchar por el comunismo, a no traicionar nunca al Partido” Ese es mi compromiso vital. He tenido mi parte de confusión. Desde la Guerra de Corea, fui transferido al trabajo local. Personas como nosotros que debieron haber muerto nueve veces, participaron con gran entusiasmo para construir la patria socialista con la revolución y la construcción: “Reforma agraria”, “Contra los Tres  y contra los Cinco”, Campaña de Rectificación y Anti-Derecha, la ruta principal, el Gran Salto Adelante, las Comunas del Partido, Tres Banderas rojas, Cuatro Limpiezas y el Decenio chino-soviético. ¡Había tantos movimientos y luchas! Cantábamos con ganas alzando nuestra voz, enfrentando sin miedo a los enemigos con fiereza. Nuestra patria socialista se movía constantemente hacia la prosperidad y un futuro brillante. Pero en toda esta Revolución, fui una fuerza de la naturaleza que revolucionaba la vida de todos hasta la Revolución Cultural, cuando me convertí en un blanco de la revolución, criticado por las masas revolucionarias.

Un día, me puse mi viejo uniforme militar con todas mis medallas — y asistí a una reunión —crítica.  Declaré: “En el pasado he tenido que arriesgar la vida para luchar por el socialismo. Muchos de mis compañeros murieron por el socialismo. Si usted me dice quién es un seguidor del camino capitalista y voy a luchar con él hasta que me muera”. El líder del grupo revolucionario me sonrió y me dijo: “Camarada Zhang, no necesitas mostrar tus medallas militares. No estamos criticando tus condecoraciones. Dentro del Partido se encuentran los caminos capitalistas que quieren seguir el camino capitalista. Eso es un hecho. Quieren revivir la vieja sociedad.Cuando la revolución socialista  toca sus cabezas, se resisten y se oponen. Quieren promover una nueva etapa pacífica democrática, oprimir a las masas, promover el burocratismo para convertirse en señores. El Partido Comunista está siendo subvertido. El presidente Mao comenzó la Gran Revolución Cultural del Proletariado para oponerse y prevenir el revisionismo y para evitar repetir el error soviético del renacimiento capitalista. Tienes que tener una actitud correcta hacia los movimientos de masas”. A partir de ese día, no fui criticado más. Volví a casa para continuar estudiando la teoría de Mao de la continuación de la revolución a través de la dictadura del proletariado.

La Revolución Cultural terminó hace 25 años; la doctrina de la dictadura del proletariado ha sido aplastada a pedazos.

Nuestro una vez grande, glorioso y correcto Partido Comunista de China, debido a la pérdida de los lazos directos con la gente y de la supervisión del Pueblo, ha sufrido una transformación radical. Ahora su corrupción es la peor del mundo. Nuestra nación está dividida en dos clases y la brecha entre las clases es también la más amplia del mundo. ¿Es esta la razón por la cual mi unión a la revolución y al Partido es hoy  simplemente una ironía?

¿No son veinticinco años de lecciones prueba de que la Revolución Cultural fue correcta y oportuna? ¿No demuestran que la exigencia del Presidente Mao de la continuación de la revolución bajo la dictadura del proletariado es correcta? ¿No demuestra esto que la posición mantenida en la reunión de crítica que asistí fue  correcta?

Para el país, para la nación y para el Partido, para los innumerables mártires revolucionarios que lo sufrimos personalmente, llegando a ser falsamente acusados, injustamente condenados, juzgados, enviados a la Escuela de Reforma de Cuadros 7 de mayo, ¿cuál es el problema? Todo esto sólo muestra el verdadero amor y el cuidado del presidente Mao por los cuadros revolucionarios.

Muchos buenos cuadros fueron falsamente acusados ​​e, incluso, murieron. Vi con mis propios ojos cómo durante la Revolución Cultural — algunos miembros de la alta dirección, debido a problemas personales, no pudieron hacer frente a los movimientos de masas y cómo se desvió la atención para dividir a las masas en facciones, para hacer que las masas  se enfrenten contra las masas, dirigiéndolas al enfrentamiento violento para, a continuación, echar la culpa a los líderes revolucionarios.

Ahora me disculpo formalmente ante el líder del grupo revolucionario, porque durante la investigación testifiqué contra él. Es una lástima que ahora ya no esté vivo, así que no se le puede decir directamente a la cara: “Su juicio era correcto”. Para la estabilidad del país a largo plazo, por la fortuna y el bienestar de las personas, por el gran futuro del comunismo, nuestro honor y vergüenza personal no son nada. Ahora la situación de nuestro país es muy triste.

Las comunas del Pueblo y la economía colectiva se han desmontado completamente. Los campesinos y granjeros están en bancarrota. Las empresas estatales también están acabadas. El desempleo masivo es el destino de los trabajadores. La corrupción del Partido Comunista es aterradora. En algunos niveles, es peor que el corrupto Kuomintang. Debido al divisionismo, trabajadores y agricultores sufrieron dos veces y  se les condenó dos veces. Un fuego está ardiendo bajo tierra; la sociedad está preñada de inestabilidad y tumulto.

Aún a pesar de que mi nivel cultural no es alto, sólo tengo una educación primaria, aunque no tengo una comprensión teórica de alto nivel, sé que el comunismo es la propiedad colectiva de los medios de producción, lo que significa un reparto común de la riqueza. El camino por el que ahora estamos viajando es el del capitalismo puro.

¿Dónde está la raíz de todo esto? ¿No es el resultado de que el Partido Comunista ha promovido el revisionismo? Si continuamos así, ¿no es eso lo contrario a mi juramento inicial de unirme al Partido? La promesa a mi Partido resuena en mis oídos, la condición que me llevó a unirme al Partido sigue viva ante mis ojos. Por lo tanto, no puedo permanecer pasivo; de lo contrario, durante cien años apareceré ante nuestros mártires ​​con vergüenza. He sido miembro del Partido por más de 50 años. Negar al partido es muy doloroso. Pero sin este rechazo, no puede haber renacimiento. No estoy dispuesto a traicionar mi promesa de mis años de juventud.

Últimamente mi salud no está bien. El doctor me comenta que mi riñón tiene problemas. En el hospital, escucho  el discurso del 1 de julio de Jiang Zemin:

“Siendo también trabajadores, a los capitalistas que apoyan al socialismo con características chinas se les permite unirse al Partido”.

También afirmó en su discurso que el Comunismo es una fantasía impracticable en la realidad. No es necesario explicarlo: la teoría marxista de la plusvalía necesita ser profundamente analizada; los fundadores del marxismo no podrían entender estas condiciones después de su muerte.

Escuchando el discurso de Jiang, escupí sangre. Se decía claramente que el revisionismo de Jiang es ahora una doctrina oficial. Su discurso ha destrozado todas mis fantasías.

El revisionismo –que  en el pasado sólo actuó en silencio, ahora es oficial.

Así que les permiten a los “queridos” capitalistas unirse al Partido.  Hoy, enfermo en mi cama, mientras todavía puedo escribir, declaro solemnemente que:

1) En esta fecha renuncio a mi viejo cargo de Secretario de Correos, y abandono el Partido Comunista.

2) Todavía creo firmemente en el Comunismo, en el Marxismo-Leninismo-Pensamiento MaoZedong, y en llevar a cabo una lucha de por vida para la construcción del comunismo en China.

3) Estoy viejo, enfermo y me queda poco tiempo de vida, por lo que, si después de mi muerte China consigue ver el resurgimiento de una verdadera continuación de la Revolución de Mao Zedong bajo la dictadura del Proletariado, dirigida por un Partido de vanguardia, pido que dicho partido me readmita como miembro pleno.

No he sido rico, pero soy íntegro. Sólo dispongo de muy pocos ahorros. Tengo 30.000 RMB destinados a mi Partido en el caso de ser admitido en una nueva organización. La declaración anterior entrará en vigor el 1 de julio de 2001.

Firmado Zhang Lushi

19 de julio de 2001

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Viejo Maoísta chino sale del PCCh (2001): “Sin Rechazo, No Puede Haber Renacimiento”

  1. Pingback: Carta de un viejo comunista explicando su renuncia al PCCh por haber convertido China en un país capitalista: “Sin renuncia no puede haber renacimiento” | Diario Octubre

  2. Pingback: Traducimos por su significativo valor e interés declaración | ONG AFRICANDO SOLIDARIDAD CON AFRICA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s