¿Ver desde abajo o ver desde arriba? Fragmento del Documento Congresual del PCR-RCP (2006)

Por su interés hemos visto conveniente traducir un fragmento del Documento Congresual del 2006 del PCR-RCP, partido comunista de vanguardia de Canadá. En él se describía con gran clarividencia la gran crisis económica que se avecinaba, al contrario de las autoridades económicas burguesas que no la supieron ver venir.

Su contenido a pesar de haber pasado una década tiene plena vigencia. Explica en qué situación nos encontramos y cuáles son las tendencias del futuro. Un antídoto contra el bombardeo ideológico de la burguesía, desesperada por el incremento de las contradicciones y la pérdida del control sobre la coyuntura actual. Transmite una clara confianza en la victoria del socialismo sobre el capitalismo.

Cuando se observa desde abajo o desde arriba, la misma realidad a menudo es vista de manera muy diferente. Dos puntos de vista diferentes, que generan dos interpretaciones diferentes, y por lo tanto, dos tipos diferentes de sentimientos y reacciones, como la esperanza y el miedo.

Todos recordamos el increíble caso de un piloto en un bombardero de Estados Unidos durante la Guerra de Vietnam que tanta admiración genero por el efecto, desde el cielo, de las bombas que acababa de lanzar: “Oh, Dios mío, es hermoso! Es precioso!” Sin embargo, en el suelo, la realidad estaba lejos de ser hermosa. Las bombas de napalm licuado extendieron el fuego y la muerte a través de los campos y llanuras, extinguieron todo vida dentro de cientos de metros en cuestión de segundos. Eso debía haber sido lo más aterrador de presenciar. Pero era un hermoso espectáculo o una realidad aterradora?

El primer acto revolucionario en la lucha de clases es reconocer, entender y captar el mundo desde abajo! No debemos caer en la trampa que es creer que las alucinaciones de la burguesía de arriba son la realidad verdadera.

La situación actual del mundo es un buen ejemplo de este doble estándar, de las dos caras de ver las cosas. Visto desde arriba, todo es prosperidad, enriquecimiento,  riqueza y democracia. Visto desde abajo, es la crisis, la corrupción, la guerra y la miseria.

“Un Oriente Medio democrático está naciendo”, según el gobierno de Estados Unidos. “Los empleos del mañana serán abundantes, más gratificantes, más potentes y más valiosos.” La expresión “nueva economía” ha sido constantemente redefinida por los círculos burgueses durante veinte años, usada una y otra vez como para indicar que cada cinco años aproximadamente es un nuevo paso alcanzado por la sociedad, un nuevo aumento en la calidad y la prosperidad, un nuevo paso histórico hacia adelante mientras que en realidad esta expresión sólo indica los sectores donde se realiza la mayor parte de la ganancia de los capitalistas.

A finales de los años sesenta, una sociedad llamada por algunos como “la sociedad del ocio”, comenzó a experimentar, por primera vez, un período de despidos masivos que llegó a su apogeo después de la crisis de los años setenta. En 1993, un autor “liberal”, Michel Gaudet, escribió un libro titulado L’emploi est mort, vive l’activité! ( “El trabajo ha muerto, larga vida a la Actividad ! ”). Por actividad, está claro que se refería a viajes, deportes, ocio y otros servicios de esparcimiento y domésticos.

Por supuesto, para la parte superior, la realidad diaria significaba dinero, el lujo y la prosperidad. Es parte de los hábitos y necesidades de las clases ricas, como comer sopa o ver el hockey es para nosotros.

Los acuerdos comerciales han hecho posible que las ganancias se multipliquen. La capitalización bursátil ha alcanzado nuevas alturas. Algunas transacciones financieras, como fusiones y adquisiciones, implican billones de dólares, lo que hace que los inversores y accionistas se mareen de la emoción. El incremento del patrimonio ha sido enorme. Los activos financieros están llegando a niveles inconmensurables. Los ingresos procedentes (en varias formas) de la plusvalía se han multiplicado como si fueran autosuficientes, dando la sensación a los burgueses que el dinero extraído de las ganancias fuese la creación de más dinero sin cesar, como una bola de nieve a medida que rueda por una colina.

Otro signo de este sentimiento del triunfo de enriquecimiento es el hecho de que dentro del 30% más alto de la sociedad burguesa (es decir, la burguesía, sus servidores, funcionarios y los agentes sociales que reproducen la misma forma de vida), el consumo de lujo, los residuos y las funciones sociales improductivas (falsos gastos) alcanzaron niveles que son sin igual en la historia del capitalismo.

Por lo tanto, visto desde arriba, no hay ninguna razón para que la imagen de la prosperidad (tanto en su parte ficticia, cierta sólo en el papel, como en su parte real) no sea proyectada sobre la sociedad en su conjunto, como una verdad universal. Pero esta proyección es solamente un brillo ideológico y una promesa desprovista de base real (ejemplo: la “nueva economía”).

El marxismo ha señalado que las ideas dominantes son siempre las ideas de la clase dominante. Podríamos decir, como Marx y Engels, que los que determinan las relaciones sociales (burgueses) son también los que “…regulan la producción y distribución de las ideas de su época.”

Visto desde abajo, sin embargo, el mundo no encaja con esta imagen de la prosperidad, ni se puede resumir en este brillo engañoso y estos pensamientos e ideas producidos y distribuidos por la burguesía. Visto desde abajo, y con un punto de vista liberador, que es una herramienta muy preciosa, la situación actual se parece más a la “sala de espera” de una crisis mundial.

Los antagonismos de clase están adoptando nuevas proporciones. Cada cambio en la economía trastorna la vida de millones de proletarios, trabajadores y agricultores. La gran burguesía y las élites imperialistas líderes ya no pueden controlar estas fuerzas ascendentes. Ya no pueden controlar la producción o el comercio, ni pueden controlar la tercera fuerza creciente, es decir, el deseo del pueblo por la emancipación, su deseo de tomar el poder. Esta fuerza está en aumento en casi todas partes.

Esta tercera fuerza es la que la burguesía imperialista y sus lacayos menos pueden controlar. Lo mejor que pueden hacer es contenerlo, mediante el bombardeo ideológico, mediante la imposición de un nuevo ciclo de guerras y por el despliegue de más seguridad y mecanismos represivos.

Por supuesto, como ha demostrado Marx, las crisis en el modo de producción capitalista se llevan a cabo por primera vez en el proceso de circulación, es decir, la transformación de capital y la creación de valor, la plusvalía, y su distribución entre la clase dominante. Eso es exactamente lo que está sucediendo. Este proceso es la sucesión de momentos y oportunidades donde la maquinaria “invisible” del capitalismo se pone en marcha, donde la sobreproducción devalúa el capital y valores, y da lugar a una crisis. El proceso es aún de mayor riesgo en estos días porque el capital abunda virtualmente y los que viven de sus ingresos están todos comiendo de la misma cubeta.

Además las crisis son contagiosas. Tienen un efecto de bola de nieve y se extienden más allá de la circulación a otros sectores. Ellos pueden sacudir toda la base de la sociedad.

La crisis en los próximos años será política y físicamente imparable. Sacudirá el orden imperialista al más alto nivel, a la superestructura de las democracias burguesas, a las llamadas “democracias liberales”. Las contradicciones y luchas por venir revelarán que estas democracias no son democráticas en absoluto, ciertamente no como los de abajo lo entienden. Los intelectuales liberales tienen que admitir: “El término democracia… ha sido purgado de la noción de poder colectivo y evoca sólo la libertad individual. El término en sí se ha liberalizado“.

La democracia burguesa no contiene las cualidades necesarias ni los recursos o herramientas para satisfacer las necesidades y aspiraciones de las grandes masas de personas en todo el mundo. No permite a las clases de trabajo (el proletariado, los campesinos y pequeños artesanos) controlar la producción y el comercio, y por lo tanto hace que su emancipación sea improbable en el régimen actual. Lo contrario es mucho más previsible. Enfrentamientos, choques y conflictos son de esperar entre la mayoría que desea la emancipación, tomando la forma de rebeliones, las luchas y los movimientos de masas, y esta llamada democracia que no es satisfactoria y reprime. Un sociólogo francés observó, tras el levantamiento legítimo por los jóvenes en los suburbios de Francia en el otoño de 2005: “Cuando hablamos de disturbios en los suburbios, no hemos visto nada todavía! Seguirán, se extenderan y se harán más fuertes, y la respuesta de las autoridades también será más dura. Una dinámica del conflicto urbano muy duro se ha desatado entre los jóvenes y las autoridades policiales y estatales…”

Los Jóvenes de escasos recursos no son los únicos a los que se les golpea y  rechaza. Todo el proletariado es la cabeza de turco de los capitalistas y los gobiernos a su servicio. Para que los de abajo alcancen el mundo hay que adoptar medidas que tengan un impacto y es durante tiempos de crisis, y por medio de la lucha revolucionaria, que los cambios en el mundo tienen lugar. Debemos observar y comprender los incendios que arden y aprender cómo actuar, aprender qué acciones tomar y cuándo tomarlos, y con qué fin y qué objetivos. En vez de negar los signos de fuego, al igual que los defensores del capitalismo y las instituciones burguesas, hay que fijarse en la realidad y darse cuenta de que estos tendrán que quemar.

Somos los hombres y las mujeres de la parte inferior! Nosotros no somos los pequeños y agradables pequeñoburgueses “socialistas”, cuya consigna es una atrevida: impuestos sobre la renta larga vida!  Estas personas nunca van a cambiar nada.

Somos los que están en la parte inferior que no tienen miedo de decir vamos a luchar y vamos a tomar las armas para defender nuestros derechos, nuestra existencia y nuestra dignidad de  trabajadores. Proletarios, recordemos que cuando estamos cerca de la llama también podemos quemarnos si permanecemos inmóviles. Pero si tomamos la acción correcta podemos convertir esa llama y el resto de las llamas en un incendio que derrocará las clases dominantes y cambiar el mundo de una manera positiva, para el beneficio y bienestar de la inmensa mayoría de los hombres y mujeres del mundo.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s