La historia sangrienta de la psiquiatría

v846

La ciencia burguesa en todas sus disciplinas se caracteriza por poseer en menor o mayor grado ciertos contenidos metafísicos, cuasireligiosos y de carácter acientífico. Éste hecho se encuentra tanto en las ciencias sociales como las naturales, como ejemplos de teorías metafísicas tenemos la Teoría del Big Bang, la extinción de los dinosaurios o el inicio de la vida en la tierra por la caída de un cometa.

Entre todas las ciencias burguesas destaca una por su carácter  totalmente subjetivo, sin ninguna base científica y que viene a constituir  una “nueva religión moderna”. Me estoy refiriendo a la psiquiatría, una pseudociencia defendida por un puñado de deshonestos, engañosos y mentirosos.

El origen de la psiquiatría no se encuentra en la búsqueda de la cura de los “enfermos mentales” sino en el poder, el control y la marginación de ciertos grupos, que eran incómodos tener cerca. Solo con mencionar que William Battie, en el siglo XVIII, se hizo el hombre más rico de Inglaterra con sus manicomios que practicaban tratamientos inhumanos, uno ya se da cuenta con que estamos tratando.

En el siglo XVIII la psiquiatría empezó a andar sus primeros pasos, pero fue en el siglo XIX cuando se consolidó y se construyeron manicomios en grandes cantidades, gracias a la decisión del Estado de usar los impuestos para construir esos lugares. En esa época para ganar credibilidad los psiquiatras comenzaron a disfrazar su lenguaje como si realmente fuera de Medicina.

Cualquier cosa para hacer más controlable a una persona se llamaría tratamiento, lo que en esencia era tortura: aparatos para casi ahogar, sillas “tranquilizantes”… El índice de mortalidad de los “enfermos” era muy alto.

Durante el siglo XIX e inicios del XX surgieron destacados psiquiatras que dieron un fuerte empuje a la psiquiatría: Benjamin Rush, Henry Cotton, Ivan Pavlov, Skinner, Wundt… Estos psiquiatras suelen ser citados en los libros de texto de los institutos, sin embargo lo que no se informa es que fueron grandes torturadores y criminales.

v843

Benjamin Rush, el “honorable” fundador de la psiquiatría, afirmaba en sus manuales que la causa de la locura es el exceso de sangre en la cabeza. Fue por este motivo que algunos lo llamaron el “maestro sangrador”. Henry Cotton mutilaba a sus pacientes extrayendo partes del cuerpo y órganos internos. B.F. Skinner encerró a su propia hija durante un año para analizar como respondía a los condicionamientos.

La psiquiatría se ha convertido en una nueva religión que proporciona grandes sumas de dinero a sus sacerdotes. Se sitúa por encima del bien y el mal y deshumaniza al ser humano al afirmar que “el ser humano es un animal sin alma al que entrenar, no un ser que piensa, sino al que entrenar (W.Wundt)”.

No hay pruebas científicas a través de análisis cerebrales o bioquímicos que demuestren sus argumentos. Desconocen las causas de las enfermedades mentales y sus diagnosis carecen de fiabilidad. La realidad es que no existen enfermedades mentales y en toda la historia no se ha podido curar ni un solo paciente.

Las certezas que hay sobre la psiquiatría son los ríos de sangre que ha dejado: 1,1 millones de muertes solo en EEUU entre 1.965 y 2005, 17 millones de estudiantes drogados con estimulantes y antidepresivos, gran número de abusos sexuales a los pacientes, promoción del racismo, aproximadamente cada minuto se encierra a una persona contra su voluntad…

Otro post relacionado con el mismo tema: Psiquiatría, la gran sinrazón

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s