Presencia de la Gremial en Juicio contra Carmen Villalba

v353

Comunicado de la Gremial de Abogados                                                                     Asunción, 30 de abril de 2015

Entre el 28 y el 29 de abril, se realizó en Asunción un juicio oral contra Carmen Villalba, prisionera política y referente del Ejército del Pueblo Paraguayo (EPP).

En junio de 2007, la dirección del penal de mujeres “Buen Pastor”, donde Carmen cumple condena de 18 años, requisó a una visita que ingresaba a verla, una carpeta conteniendo un “cómic” realizado por su hijo Néstor, de 8 años. Carmen intentó hablar con la directora, pero ésta se retiró del lugar sin atenderla. La grosera arbitrariedad y el desprecio de la funcionaria, que vino a sumarse al cúmulo de hostigamientos, castigos, negación de derechos, discriminación, que Carmen recibía y, en todo lo que no ha podido ganar con su lucha y la de sus compañeras, continúa recibiendo, hizo que la compañera estallara.

Regresando a su pabellón, tomó a una celadora y, mostrándole un cuchillo de mesa, la obligó a encerrarse con candado en una celda, junto con ella. Desde allí exigió que la directora regresara y le entregara los dibujos de su hijo, además de utilizar el celular de la empleada para llamar a su abogada.

v357

Casi ocho años después, cuando ya estaba ampliamente superado, incluso según la opinión del presidente del tribunal que la juzgó, el tiempo permitido por la ley para que el Estado sostenga la persecución penal, fue condenada a 7 años de cárcel por ese incidente.

La pena, que obviamente estremece a cualquiera que consiga ponerse en el lugar de un condenado a la misma, no deja de tener cierto sabor a pequeña, pequeñísima, victoria. Y esto lo podrán entender mejor quienes conocen el siniestro sistema judicial paraguayo; y, en particular, quienes conocen las tropelías a las que acostumbra la Fiscalía Especial Antisecuestro, en esta ocasión personificada por uno de sus emblemas, la perversa fiscala Sandra Quiñonez.

Ocurre que normalmente, los jueces paraguayos, que conocen los poderes que se mueven atrás de la esbirra, condenan según lo que ella pide, aunque mejor sería decir, manda. En este caso, las compañeras esperaban que obtuviera una condena que podría llegar a los 16 0 17 años.

v354

Ocurrió, sin embargo que las brillantes y abnegadas defensoras Daisy Irala y Myrian Villalba, actuando como siempre en total soledad y aislamiento por parte de las organizaciones populares y/o defensoras de los derechos humanos, construyeron esforzadamente una estrategia que primero bloqueó toda posibilidad de que la fiscalía pudiera pedir “medidas de seguridad” agregadas a la pena en sí misma, lo que hubiera significado 4, 5 o más años “extras”. La fiscalía pidió entonces el máximo de la pena, 12 años, diciendo que Carmen es una terrorista del EPP y no mucho más, y se sentó a esperar.

Pero salió golpeada y prometiendo estudiar los fundamentos de la sentencia para decidir la apelación. Es que el tribunal, no sólo no le concedió la pena pedida, sino que, entre otras cosas, rechazó que sus ataques contra la persona de Carmen y su militancia, pudieran ser tomados en cuenta al determinar la misma. Además, rechazó la estúpida fábula que la perversa difundió en los medios y sostuvo en el juicio, de que los dibujos de Néstor eran en realidad un mensaje encriptado del EPP para Carmen.

Cabe acotar que los días de audiencias estuvieron atravesados por momentos de particular dolor y emoción para algunos pocos de los presentes, toda vez que resultó imposible abstraerse del recuerdo de Néstor, que un tiempo después de los hechos juzgados, murió en circunstancias oscuras y sospechosas en territorio argentino.

v356

También fue notable y emocionante, la clase magistral de dignidad, de claridad conceptual y compromiso con los humildes y desposeídos, en este caso representados por las reclusas del Buen Pastor, que dio Carmen en su declaración. El presidente del tribunal, al finalizar la audiencia, intentó deslindar responsabilidades achacando a funcionarios de otros sectores del Estado lo que ocurre en las prisiones paraguayas y encomiando la lucha de Carmen para mejorar las condiciones de reclusión en el Buen Pastor.

Todos los miembros de la Gremial nos consideramos privilegiados, un privilegio que ciertamente tiene un sabor amargo, de poder colaborar con nuestros conocimientos técnicos, pocos o muchos, y sobre todo con nuestro apoyo moral, con la simple presencia acompañando a estas heroicas luchadoras. Con ellas, seguramente, la dignidad de nuestros pueblos y, porque no, de nuestra profesión (en el caso de Daisy y Myrian), está a buen resguardo.

También corresponde que hagamos mención a la presencia solidaria, durante todo el juicio, de la compañera Teresita Asilveira.

¡LIBERTAD A LOS PRESOS POR LUCHAR!

En las fotos;
1. Carmen Villalba al llegar a la audiencia.
2. Dibujos de Nestor Oviedo Villalba a los 6 años de edad.
3. La fiscal “en operaciones” contra niños indefensos. Cuando pretendió que se preocupaba por la libertad de la celadora, Daisy Irala le recordó esta foto y se preguntó quién se preocupa por la violenta pérdida de la libertad de estos chicos.
4. Carmen Villalba durante el juicio oral junto con sus abogadas Daisy Irala y Myrian Villalba.
Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s