Camilo Torres, un cura guerrillero

v316

Era un cura sin aureola,
Era un cura sin rosario,
Era un cura sin santuario,
Era un cura proletario.

Le quitaron la sotana,
La estola se la robaron,
Le quitaron las sandalias
Y al monte lo remontaron.

Cuando se sintió desnudo
Sin votos sin camiseta,
Se vistió de verde olivo
Y oficia con metralleta.

Con el dedo en el gatillo,
Decía sus oraciones,
Rezaba por que los hombres,
Hicieran revoluciones.

Como andaba de solitario,
Se reunió con labradores,
Por buscar la libertad,
Los llaman agitadores.

Ahora el cura proletario,
Dejo de ser milagrero,
Ya no es cura mercenario,
Ya es cura guerrillero.

Con el dedo en el gatillo,
Decía sus oraciones,
Rezaba por que los hombres,
Hicieran revoluciones.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s