El esquizofrénico precio de mercado

  r832r824r815

Aún recuerdo una pequeña discusión o debate que tuve con un auditor de cuentas mientras cursaba un máster de Contabilidad y Auditoria. Mi punto de discusión se centró en la forma en que se realizan las tasaciones sobre los inmuebles y otros bienes, que se basan en una referencia poco fiable en mi opinión: el precio de mercado estimado. Este indicador objeté es muy voluble e inestable con lo que no se tendría que tener en cuenta, más en bienes con fuertes fluctuaciones en los precios. Expuse que una cosa es el precio y otra bien distinta es el valor.

Ante estos argumentos el auditor me habló que la valoración de un bien es muy difícil ya que depende de muchos factores: valor añadido del producto, los gustos de los consumidores, la marca… Y me ponía como ejemplo los iphones diciendo que su coste de producción es relativamente bajo pero en cambio su precio elevado. En su marco teórico el valor de los bienes era algo oculto, muy opaco y con poca relación con algún aspecto de la realidad.  No había otro remedio que tomar el esquizofrénico último precio de mercado, estimado por un tasador.

r828r829r831

En respuesta le comenté que según Marx  una mercancía tiene un valor igual a las horas de trabajo que lleva incorporadas. Y para poder apoyar esta teoría de valor de Marx le explique que algunos estudios sobre la evolución del precio de la vivienda en los últimos 100 años dan como resultado que de media esta vale unos 4 años de salario bruto. Que si en ciertos momentos de euforia inmobiliaria los años de salario requeridos son superiores, posteriormente el precio se hunde para volverse a ajustar a la media histórica. El trabajo para producir un bien y su valor van íntimamente ligados. Curiosamente se sorprendió de descubrir esta relación y de la existencia de estudios en esta dirección.

El sistema capitalista se caracteriza por el fetichismo de las mercancías. A estas se les atribuye propiedades mágicas y se las mistifica, el valor de cambio es visto como una cualidad del valor de uso. La división del trabajo permite esconder el  contenido social del valor de la mercancía, al no estar los trabajos concretos en contacto directo entre si. Las condiciones de explotación no existen en apariencia ya que únicamente hay relaciones mercantiles, intercambio de una mercancía (o dinero) por otra mercancía. El idealismo prevalece sobre el materialismo.

La economía actúa de forma ciega comportándose como si fuera un maníaco-depresivo, en ocasiones se muestra eufórica y en otras depresiva. No teniendo control sobre si misma como si viviera en una esquizofrenia constante.

r827

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s