Las maquinas y el desempleo

Durante el siglo XIX se hizo evidente una de las principales contradicciones del sistema vigente. La introducción de nueva maquinaria más productiva y eficiente implicó la menor necesidad de mano de obra, generando así un ejército de reserva para la burguesía. Esta situación ocasionó un elevado malestar que dio como resultado el movimiento del Ludismo, método de protesta basado en la destrucción de las máquinas. El progreso y el bienestar para bastantes obreros no eran sinónimos.

La versión oficial defiende a capa y espada que la nueva tecnología siempre implica una mejoría para el conjunto de la sociedad. Que los empleos destruidos son reemplazados rápidamente por nuevos, en otros sectores. Es decir según la burguesía los avances de la ciencia establecen un circulo virtuoso, siendo las ideas de algunos obreros del siglo XIX locas y arcaicas. Sin embargo si analizamos la situación actual podemos ver que el desempleo y la alta tecnología guardan una gran relación.

En la última década (2000-2010) a diferencia de las anteriores EEUU no ha podido crear empleo. Se comenta que a partir de 2009 este país ya  salió de la crisis, aumentando producción sin incrementar ocupación. La causa hay que buscarla en el diferente comportamiento de la productividad y la producción, mientras la primera no deja de incrementarse la segunda se mantiene estancada. Se produce lo mismo con menos personal.

revolucion99

“Las compañías estadounidenses buscan incrementar al máximo la inversión de sus accionistas. Los trabajadores no les interesan. Contratan menos y buscan equipos para reemplazarlos.” Allen Sinai

El empresario al buscar maximizar sus beneficios reduciendo costes modifica la composición orgánica del capital. La presión de la competencia le fuerza a augmentar su inversión en capital fijo (máquinas) y a disminuir el peso del capital variable (sueldos de los trabajadores) haciendo aparecer crisis de sobreproducción. Tenemos ejemplos de este fenómeno en los recientes proyectos realizados por multinacionales punteras como Ford que actualmente invierte 625.000$ de capital fijo por cada trabajador, Dupont Corporation 2,5 millones $ por empleado, Intel de 6 a 8 millones $ por obrero etc Es decir las compañías cada vez son más intensivas en capital y requieren menos mano de obra.

El incremento de productividad se deja sentir en todas las profesiones y sectores. Afectando a personal con distintos niveles de formación. La automatización y robotica primero se cebó con la mano de obra de baja cualificación, pero actualmente la nueva tecnología y software destruye puestos de trabajo de elevada formación. En EEUU la aparición de nuevos softwares permite prescindir de traductores profesionales en el servicio al cliente internacional, el software New Search permite a un abogado realizar la tarea de 500, se está hablando que la utilización de vehículos autónomos al transporte podría destruir mucho empleo en este sector… El hecho que exista una transferencia de competencias a las maquinas y al software implica una menor necesidad para el  capital de formación y adiestramiento para operarios.

La burguesía ha conjurado a un brujo –la robotización, la producción automática, el software y las tecnologías de la comunicación– cuyo único propósito es desembarazarse de la mano de obra

Fuente: http://www.rosa-blindada.info/b2-img/Capitalismo.pdf

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s